Compartir

Los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid presentan el estreno en la Comunidad de Madrid de Moeder (Madre), de Peeping Tom, compañía referente de la vanguardia escénica europea. Este montaje es la segunda parte de la trilogía sobre la familia que se abrió con Vader (Padre) dirigida por Franck Chartier en 2014 y que se cerrará con Kinderen (Hijos) en 2019. La pieza, que aúna teatro, danza y música, explora el tema de la maternidad con la misma mirada tierna y sardónica que caracteriza a todas las creaciones de esta compañía con base en Bruselas. Moeder podrá verse en dos únicas funciones en la Sala Roja de los Teatros del Canal el viernes 16 y el sábado 17 de marzo.

El humor y la ternura son las herramientas con las que Carrizo y su equipo indagan sobre la maternidad, en una pieza que aúna teatro, danza y música

Gabriela Carrizo, cofundadora de Peeping Tom junto a Franck Chartier, dirige Moeder, una pieza que toma como punto de partida la muerte de su madre y que se estrenó en septiembre de 2016 en el Theater im Pfalzbau de Alemania. Según Carrizo, el espectáculo «no trata sobre una madre, sino sobre muchas madres. Habla sobre la maternidad y la ausencia. La obra busca en la memoria y en el inconsciente para revelar los deseos, los miedos, los sufrimientos y la violencia. Para esta pieza quería una escenografía que representara muchos espacios, como una multiplicidad de madres». Así, Moeder transcurre en una sala de maternidad, una funeraria, un museo y un estudio de grabación. En todos estos lugares lo público y lo privado se entrecruzan. Pasado, presente y futuro se aferran desesperadamente al tiempo cíclico de una figura materna arquetípica, en una reflexión sobre el significado y responsabilidades de ser mujer y de ser madre. Inquietante, perturbadora y llena de humor, Moeder resulta, según la compañía «extrañamente familiar».

Peeping Tom es una estructura artística que se desarrolla orgánicamente aunando vida y trabajo, investigación e interpretación. Con un grupo de creación estable, muchos de los colaboradores de la compañía están presentes en Moeder. La escenografía juega, como en todas las obras de Peeping Tom, un papel activo en la obra. El sonido está especialmente presente como vínculo sensorial con la memoria y el subconsciente.

Deja un comentario