Compartir

El verano está al llegar y es la hora de empezar a planificar las vacaciones. Una de las cuestiones más importantes a la hora de planear unas vacaciones es procurar tener el vehículo revisado y en las condiciones óptimas de mantenimiento.

Todos los vehículos deben pasar sus correspondientes revisiones en el taller, pero hay que incidir en los coches más antiguos, que en muchas ocasiones son los que en peor estado circulan. Tanto es así que, los que tienen una antigüedad entre los diez y los quince años son los que el pasado verano sufrieron el 42% de los problemas, según datos del RACE. Por lo tanto. Es importante llevar el coche al taller con las mejores herramientas neumáticas que se encarguen de optimizar las condiciones de tu vehículo.

¿Qué recomendaciones podemos tener en cuenta para evitar averías y problemas en verano?

Revisar los neumáticos frenos y amortiguación

Para no tener sorpresas inesperadas que arruinen tu viaje, lo mejor es hacer una puesta a punto del coche, prestando especial atención a neumáticos, frenos y amortiguadores, que son los que más sufren en los desplazamientos y constituyen el triángulo de seguridad, y esto es mejor que lo hagan en un taller. Las altas temperaturas aumentan el riesgo de reventones y pinchazos, y reducen la capacidad de frenado y la potencia del motor en los vehículos.

Revisar la batería

Según RACE, los problemas con las baterías son los más frecuentes, por lo que dedica unos minutos a comprobar que los bornes no están blanquecinos. La vida útil de una batería está entre los 4 y los 5 años; tenlo en cuenta para evitar sorpresas.

Aire acondicionado

Si no quieres pasar un viaje agobiante recuerda poner a punto el aire acondicionado una vez al año. No basta con recargar el gas, es necesario que profesionales determinen si existen fugas en el circuito o si el compresor se encuentra en mal estado y que compruebe el filtro del habitáculo. Sabrás que algo falla si el aire sale con poca fuerza, si desprende un olor desagradable o si la temperatura desciende poco. Recuerda mantener la temperatura en 22 grados, por debajo de los 20 grados se eleva el consumo de carburante hasta en un 20 por ciento. 

Con estos consejos, lo más recomendable es que profesionales con los medios más competentes se encarguen de la puesta a punto de tu coche para conseguir unas vacaciones seguras en lo que al vehículo se refiere.

Deja un comentario