Inicio Deportes María Iglesias, una campeona sin patrocinio

María Iglesias, una campeona sin patrocinio

Compartir

Con tan sólo once años, María Iglesias Salomón se ha proclamado vencedora del Campeonato de Velocidad de la Comunidad de Madrid.

Su andadura por el mundo del motor comenzó a los cuatro años. Al principió se trataba de una actividad extraescolar. Sin embargo, la moto se ha convertido en su pasión. María comenzó participando en motocross, pero a los seis años se adentró en la disciplina en la que destaca: la velocidad.

M. Iglesias, residente en Griñón y con doce años recién cumplidos, despunta en su categoría compitiendo con chicos de mayor edad que ella. “María compite contra chicos y los gana. El problema es que de mil chicos que compiten, destacan cinco; de diez chicas que lo hacen cuesta mucho que destaque una”, admite Jose Iglesias, padre de María. Además, añade que “es muy agresiva en su conducción, nunca se echa hacia atrás, no tiene ningún problema en meter la moto”.

A pesar de las horas que María pasa entrenando y compitiendo cada semana, consigue adaptarse a los horarios y saca tiempo para estudiar. Este año, su primer curso de instituto, admite que le ha costado un poco más por ser una nueva etapa. Además, su padre se alegra de que “a estas edades complicadas, María dedique su tiempo a las motos en lugar de a otras cosas”.

“La gente sólo patrocina al fútbol”

Patrocinadores y costes

El mundo del motor es sacrificado y caro, comenta Jose Iglesias y admite que “a menos que seas millonario, hace falta patrocinador”. “A medida que vas ascendiendo de categoría se va encareciendo más, hasta llegar a niveles que una persona normal no puede llegar”. María no recibe ningún tipo de ayuda económica por parte de ninguna institución, al contrario que la mayoría de sus compañeros, que reciben ayudas por parte de los Ayuntamientos.

“En el mundo del motor, a menos que seas millonario, hacen falta patrocinadores”

Jose Iglesias manifiesta que le da miedo que su hija corra a esas velocidades. María tuvo un susto. La moto no estaba suficientemente preparada para rodar y era la primera vez que se subía en ella. Se quedó inconsciente tras caer de la moto y padeció amnesia. Sin embargo, a María le apasiona y su padre disfruta al verla rodar. María está a un paso de ascender a Moto 4. Su padre cree que es un gran paso y destaca la importancia de la preparación mental que supone este tipo de decisiones.

¡Suerte, María!

Más noticias deportivas, aquí.

Deja un comentario