Compartir
  • Se trata de 90 ocas, 5 gansos del Nilo y un ánade real muertos en el Parque Natural de El Soto, en Móstoles, que permanecía cerrado desde el pasado viernes hasta que se obtuvieran los resultados de las muestras
  • La Dirección General de Agricultura, Ganadería y Alimentación ha trasladado las muestras de los ejemplares encontrados al Laboratorio Central de Veterinaria dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación
  • Pese a su escasa capacidad de transmisión, y a la espera de confirmación por el Gobierno central, el Ejecutivo madrileño adoptará medidas de prevención

La Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura de la Comunidad de Madrid, ha detectado un foco de gripe aviar que afecta a 90 ocas, 5 gansos del Nilo y un ánade real muertos del Parque Natural de El Soto, en Móstoles, que lleva cerrado desde el pasado viernes por precaución. Se trata, de nuevo, de una variante con baja capacidad de transmisión a los seres humanos y los ejemplares fueron encontrados por técnicos municipales que están coordinados, en todo momento, con los profesionales del departamento del Ejecutivo autonómico.

El primer análisis realizado en el Laboratorio Regional de Sanidad Animal conforme a métodos de muestreo y evaluación de resultados ha dado positivo en influenza aviar.

Las pruebas han sido remitidas al Laboratorio Central de Veterinaria en Algete, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), y se está a la espera de los resultados que determinen la causa del fallecimiento que apunta a influenza aviar altamente patógena (IAAP) subtipo H5.

Pese a su escasa capacidad de contagio, y a la expectativa de los resultados del MAPA, la Dirección General de Agricultura, Ganadería y Alimentación va a reforzar las comunicaciones a los municipios colindantes, así como la bioseguridad y la vigilancia en las explotaciones avícolas cercanas al foco. Asimismo, se mantendrá contacto permanente con el Ministerio.

También se informará a los ganaderos para que refuercen las medidas de seguridad, especialmente las destinadas a evitar el contacto con aves silvestres, y se reforzará la vigilancia pasiva.

La Comunidad de Madrid destaca la baja capacidad de transmisión de esta enfermedad a las personas, por lo que estas iniciativas de refuerzo se establecen de manera preventiva y se suman a los controles habituales que ya se vienen realizando en materia de sanidad animal.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here