Inicio Comunidad de Madrid La Comunidad de Madrid declara Bien de Interés Cultural a la fiesta...

La Comunidad de Madrid declara Bien de Interés Cultural a la fiesta de la Embarcación de la Virgen de Alarilla de Fuentidueña de Tajo

Compartir
  • Una procesión fluvial, la única de la región, en la que se emplea una barca de maroma tradicional, protagoniza la celebración
  • Se ha venido conmemorando desde 1866 y es un ejemplo de tradiciones vivas que engloban valor y excepcionalidad

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha declarado esta semana por decreto Bien de Interés Cultural -BIC-, en la categoría de Hecho Cultural, a la fiesta de la Embarcación de la Virgen de Alarilla de Fuentidueña de Tajo, que engloba elementos de valor y excepcionalidad.

Se trata de la única procesión fluvial de la región, en la que se emplea una barca de maroma, un sistema de transporte tradicional. Se celebra cada sábado del segundo fin de semana de septiembre, víspera de la fiesta patronal. La embarcación surca las aguas del Tajo al anochecer en un estallido de luz y de color acompañada por devotos y visitantes, otro hecho singular que apenas se encuentra en las tradiciones populares.

El paso que atraviesa las aguas forma parte de un desfile religioso que dura toda la tarde y buena parte de la noche. Primero, la imagen recorre un itinerario en carroza desde la Iglesia parroquial de San Andrés hasta la ermita dedicada a la patrona, en torno a la que se celebra una comida campestre. Ya por la noche se emprende la vuelta con antorchas en la mano, hasta el embarcadero.

La llegada es esperada por miles de personas, que presencian su traslado a la barca para comenzar el recorrido fluvial por el Tajo, antes de regresar a la iglesia del pueblo. El descenso de la barca 800 metros río abajo, con la Virgen en lo más alto, puede ser visto como un espacio escénico donde confluyen luces, sonidos – requiebros a la Virgen y pequeños cantos-, junto a la performance -coreografías acuáticas- que los miembros de una peña local ejecutan durante el trayecto.

Este desarrollo escénico trasciende lo puramente estético y se transforma en un ritual participativo de acompañamiento y de refuerzo de la cohesión social y la identidad de Fuentidueña. La colaboración vecinal, a través de la Hermandad, la Comisión de Festejos o incluso a título personal, son la base de la organización y preparación de la fiesta, mostrando una cohesión en la preservación y disfrute de
su Patrimonio Cultural que son todo un ejemplo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here