Compartir

La Comunidad de Madrid presenta el menor ratio de  economía sumergida de toda España, con un 16,2% en relación a su PIB, es decir, siete puntos menos que la media nacional, que se sitúa en el 23,1%. Así  lo ha destacado hoy en rueda de prensa el consejero de Hacienda y Función  Pública, Javier Fernández-Lasquetty, que ha señalado que los factores que más  inciden en la proliferación de estas actitudes son “los costes elevados del  sistema impositivo, la excesiva regulación de la actividad económica y la escasa  persecución del fraude fiscal”.  

El consejero ha puesto sobre la mesa las principales conclusiones de diversos  estudios que han abordado esta cuestión, como el reciente informe La  tributación del ahorro y su incidencia en la reactivación económica desde la  perspectiva regional, elaborado por el Instituto de Estudios Económicos y CEIM,  que sitúa a la Comunidad como la región con menor economía sumergida.  

Tras el mencionado 16,2% de Madrid se sitúa el 17% de País Vasco, el 18% de  Navarra y el 20,6% de Cantabria. En el otro extremo se sitúan Castilla-La  Mancha, con un 27,2%, Canarias con un 26,1% y Comunidad Valenciana con el  24,8 %.  

Esta menor incidencia de la economía sumergida ha supuesto, según una  estimación de la Consejería de Hacienda y Función Pública, que Madrid esté  recaudando 1.600 millones de euros más si el peso de la misma se equiparase  al nivel de la media nacional.  

Durante su intervención, el consejero también ha destacado la relación directa  que existe entre los bajos impuestos y la menor regulación con la incidencia en la economía sumergida. Como ejemplo más significativo ha destacado el  incremento de las donaciones declaradas desde 2006 (año en el que la  Comunidad de Madrid pasó a bonificar el 99% del tributo), que alcanzaron la  cifra de 4.000, frente a las 50.000 de 2019. Esta circunstancia también se reflejó  en el aumento de la recaudación por este concepto, que pasó de 20 millones de  euros en 2006 a 32 millones de euros en 2019. 

En esta línea también se sitúan análisis como el de la Fundación para el Avance  de la Libertad, que destacan que la economía sumergida es menor en las  regiones con mejor puntuación en el Índice de Competitividad Fiscal; o el del  Colegio General de Economistas y la Cámara de Comercio, que refleja el  vínculo entre un mayor esfuerzo fiscal y la mayor intensidad económica en B

LUCHA CONTRA EL FRAUDE DEL GOBIERNO REGIONAL 

Por otro lado, el trabajo del Gobierno regional para combatir el fraude fiscal se  ha traducido en la detección de 302 millones de euros sin declarar en impuestos  autonómicos a lo largo de 2019 (últimos datos disponibles), que suponen el  13,7% de los 2.212 millones de euros que recauda la Administración regional.  Esto quiere decir que por cada euro que emplea la Comunidad en luchar contra el fraude se recuperan 64,1, situándose el beneficio neto en más de 260  millones de euros.  

En este sentido, los técnicos de la Consejería de Hacienda y Función Pública  revisan el 100% de los expedientes y documentos, más de 730.000 en 2019, un  1% más que a lo largo de 2018.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here