Compartir

La viceconsejera de Políticas Sociales y Familia, Belén Prado, ha visitado el centro maternal Residencia Norte y ha mantenido un encuentro con las jóvenes residentes, muchas de ellas llegadas recientemente al recurso. Este centro maternal es uno de los dos recursos de los que dispone la Comunidad de Madrid para dar atención integral a mujeres gestantes o madres con hijos a cargo que se encuentran en situación de riesgo de exclusión social o de especial vulnerabilidad. En total, el Gobierno regional cuenta con 117 plazas para atender a estas mujeres.

“Se atiende tanto a mujeres mayores como menores de edad, proporcionándoles un alojamiento temporal, manutención y un plan de actuación individualizado”, ha explicado Prado.

Durante su estancia en el centro maternal, se plantea a cada residente un programa de intervención integral que responda a las particulares necesidades de cada mujer. Estas intervenciones ponen un especial énfasis en los planes educativos y formativos direccionados a adquirir y desarrollar las habilidades necesarias para la inserción socio-laboral de las mujeres. También se trabaja con ellas el ejercicio positivo de su maternidad, orientándolas sobre los cuidados y atenciones que requiere su hijo y facilitando una correcta crianza.

La Residencia Norte cuenta con una escuela infantil propia a la que acuden únicamente los hijos de las residentes, lo que permite la conciliación de las madres mientras están formándose o trabajando.

Belén Prado ha señalado que 53 madres y 55 hijos fueron atendidos durante 2017 en esta residencia, que cuenta con un magnífico e interdisciplinar equipo de profesionales para prestar la mejor atención, apoyo y acompañamiento a las mujeres. “Hay que tener en cuenta que las chicas que acceden a este recurso están atravesando momentos difíciles, ya que muchas vienen de vivir conflictos familiares o rechazo familiar por el embarazo o carecen de recursos económicos”, ha explicado la viceconsejera.

Deja un comentario