Compartir

La Comunidad de Madrid, a través del Instituto Madrileño  de Estudios Avanzados (IMDEA) en Energía, lidera el proyecto europeo  OLEOFERM para reducir las emisiones de gases contaminantes. Se trata de una  prometedora tecnología de producción de aceites microbianos a partir de residuos  alimentarios. Estos aceites son considerados una alternativa esperanzadora para  reemplazar al petróleo en la producción de cosméticos, detergentes e incluso  biocombustibles. 

El proceso desarrollado por los investigadores del Instituto Madrileño consiste en  someter tanto a los residuos orgánicos, como los alimentarios, a un proceso  similar a la digestión llamado fermentación anaeróbica. De este modo, los restos  se transforman en ácidos grasos volátiles, que serán consumidos por levaduras  en una segunda etapa para producir aceites de interés para la industria química.  En definitiva, esta combinación secuencial de los dos procesos biológicos  consigue convertir los residuos en compuestos químicos de valor añadido. 

Además, se aportan beneficios medioambientales con respecto a la producción  de derivados petroquímicos. En este sentido, se espera que OLEOFERM permita  reducir los impactos que el uso de derivados de aceites vegetales tiene sobre la  atmosfera al reducir las emisiones de gases contaminantes durante su producción  y procesamiento. 

El proyecto OLEOFERM, liderado por la Unidad de Procesos Biotecnológicos del  Instituto IMDEA Energía, ha sido uno de los cinco seleccionados en toda Europa  para recibir financiación de la Acción ERA CoBioTech (ERA-Net) dentro del marco  del programa Horizonte 2020. 

Se trata de un consorcio multidisciplinario con alta experiencia en establecer  soluciones innovadoras y de vanguardia. Aparte de IMDEA Energía, también  forman parte la Universidad Clermont-Auvergne y la empresa BIOVALO de Francia y el Instituto Jožef Stefan de Ciencias Moleculares y Biomédicas y la  Universidad eslovena de Ljubljana.

Deja un comentario