Compartir

Un centenar de jóvenes han participado en la edición de este año de los campos de voluntariado de la Comunidad de Madrid, una iniciativa que tiene como objetivo promover la educación no formal y difundir y favorecer las relaciones personales y los valores solidarios entre los participantes. Procedentes de Alemania, Francia, Grecia, Italia, México y de trece comunidades autónomas españolas han convivido, desde el pasado 27 de junio y hasta los primeros días de septiembre, en los seis campamentos desarrollados en las localidades de Soto del Real, Redueña, Madrid, Miraflores de la Sierra y Lozoyuela-Navas-Sieteiglesias.

Así, en Soto del Real se ha actuado sobre el medio ambiente creando refugios para aves, y en el triángulo formado por Redueña, La Cabrera y Valdepiélagos los jóvenes tomaron contacto con las actividades medioambientales y agroalimentarias de la zona. Por su parte, en Miraflores de la Sierra los participantes han recreado un asentamiento primitivo construyendo una olla carbonera y una choza de pastor.

Uno de los campamentos se centró en el diseño de proyectos de voluntariado, participación y emprendimiento social y el otro en la intervención social en el barrio de San Fermín, atendiendo situaciones de vulnerabilidad. El último, desarrollado en Lozoyuela-Navas-Sieteiglesias, sirvió para recuperar y restaurar el camino que une Las Navas de Buitrago con Sieteiglesias, y que forma parte de una ruta turística.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here