Compartir

La protección del hogar es fundamental si se quiere estar tranquilo y evitar sobresaltos desagradables. Por este motivo, lo mejor es conocer las mejores cerraduras de seguridad que ofrece el mercado para elegir la que se ajuste a las necesidades de cada persona.

Los ladrones suelen aprovechar la época estival para efectuar sus robos porque muchas viviendas o negocios se quedan solos durante esta temporada. En la mayoría de las ocasiones, se estudian previamente los hábitos y rutinas de sus víctimas antes de proceder al huerto.

Hay bandas especializadas que conocen bien las zonas y donde van a perpetrar un robo. Por norma general, estos sueles usar trozos de plástico en las puertas, hilos de lana o una gomaespuma en el bombín para saber si los propietarios están o no dentro de la propiedad. Incluso, suelen valerse de manchas en las mirillas para no ser reconocidos ni tener testigos que los delaten.

Tipos de cerraduras para garantizar la protección

Obviamente, hay diferentes tipos de puertas y algunas garantizan más seguridad que otras. Están las rústicas, acorazadas o blindadas, pero igualmente hay distintas cerraduras que permiten mayor tranquilidad en el hogar.

A la hora de elegir la cerradura de seguridad más adecuada también es importante conocer el tipo de material con el que se elaboran. Hay diferentes tipos de acero como reforzados, macizos, galvanizados, así como alternativas en hierro o níquel.

Cerraduras multipunto

Estas cerraduras son las utilizadas en las puertas de acceso a las viviendas porque garantizan una buena protección. Una de sus principales ventajas reside en la incorporación de varios cerrojos en la zona del centro y las partes superior e inferior.

No solo son más seguras, sino que también son mucho más difíciles de forzar. Este tipo de cerradura es capaz de obstaculizar las palancas por su diseño y se usa mucho en las puertas blindadas y acorazadas.

Cerraduras electrónicas o digitales

Esta cerradura denominada como inteligente es muy parecida a las que usan los hoteles y hay una amplia variedad de modelos. Se debe emplear un código alfanumérico, una app, huella digital o el mismo teléfono móvil para su apertura.

Cerraduras tubulares

En este caso, el picaporte y la cerradura se encuentran dentro del mismo mecanismo. Realmente, ofrecen las mismas prestaciones que las empotradas. La diferencia es que se pueden abrir o cerrar desde el interior si se pulsa un botón.

Próximamente,la biometría aplicada a una cerradura se convertirá en un elemento clave, ya que esta tecnología permitirá distinguir si la persona tiene el acceso autorizado a través de la identificación del iris del ojo.

También es muy recomendable usar cilindros de protección para evitar la rotura, el taladro o el bumping. Hay marcas como Tesa Assa Abloy o Abus Bravus que ofrecen estas posibilidades. Asimismo, se puede añadir una cerradura extra, a la que ya existe, para reforzar el grado de seguridad. Hay propuestas muy fiables como Lince, FAC o SAG, entre otras.

En definitiva, la seguridad del hogar no tiene precio y lo mejor es optar por una puerta o una cerradura con mayor grado de protección para evitar ser víctimas de robos.

Deja un comentario