Compartir

La Junta de Gobierno ha aprobado hoy un contrato de servicios por importe de 1.080.000 euros, que permitirá reforzar el servicio de orientación familiar para prevenir las adicciones a través del organismo autónomo Madrid Salud, según ha informado la portavoz municipal y delegada de Seguridad y Emergencias, Inmaculada Sanz. El servicio estará centrado en la prevención, desde el ámbito familiar, de las conductas de riesgo y los problemas relacionados con el desarrollo de adicciones entre adolescentes y jóvenes.

La duración del contrato es de 24 meses, con fecha de inicio prevista el 16 de noviembre de 2021 y finalización el 15 de noviembre de 2023 (o 24 meses desde la formalización del contrato si esta fuese posterior). Se contempla la posibilidad de prórroga por un periodo de hasta 36 meses, pudiendo alcanzar el contrato una duración máxima de 60 meses en total, incluida la prórroga.

El programa incluye las siguientes áreas de actuación: mejora del grado de conocimiento de la población destinataria del servicio, sensibilización e información ciudadana, recursos educativos y comunitarios, captación proactiva de personas beneficiarias del servicio, orientación familiar y evaluación y calidad del servicio. Asimismo, establece la adaptación telemática de todas las actuaciones del servicio.

Dirigido a familiares o tutores legales de adolescentes y jóvenes de la ciudad de Madrid que deseen información o pautas preventivas o hayan detectado signos de riesgo o desarrollo de conductas adictivas en sus adolescentes o jóvenes, también intervendrá a través de profesionales de referencia en las familias en contextos educativos y comunitarios (profesorado, equipos de orientación psicoeducativa, profesionales de recursos sociales y sanitarios, entidades del tercer sector, etc.).

Reconocimiento a la labor del Instituto de Adicciones

El Instituto de Adicciones de Madrid Salud recibió el pasado 20 de enero la Medalla de Oro de la Orden al Mérito del Plan Nacional sobre Drogas del Ministerio de Sanidad en reconocimiento a su labor de prevención del consumo de drogas entre la ciudadanía y de asistencia a las personas víctimas de adicciones durante la pandemia de la COVID-19.

Atiende anualmente a unas 9.000 personas en tratamiento, a más de 17.000 jóvenes y adolescentes y a unas 2.000 familias con un modelo integral e integrador que busca la mayor adaptación a un fenómeno complejo y cambiante como las adicciones, “incluso en situaciones de crisis como las que vivimos”, como explicó en la recogida del premio Inmaculada Sanz.

El Ayuntamiento de Madrid fue pionero en la atención a las adicciones. Así, el primer Plan Municipal contra las Drogas fue aprobado en 1988 con un gran consenso. Además, los planes municipales de adicciones siempre se alinean con la Estrategia Nacional sobre Adicciones elaborada por la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas.

En la crisis provocada por la pandemia, el organismo municipal Madrid Salud, dependiente del Área de Portavoz, Seguridad y Emergencias, tomó medidas para dar respuesta a aspectos fundamentales desde los ámbitos de la prevención y promoción de la salud, adicciones, prevención de riesgos laborales y salud pública. En cuanto a adicciones, se garantizaron los tratamientos farmacológicos de forma presencial (unas 3.000 dispensaciones de metadona durante la primera ola) y las intervenciones terapéuticas por teléfono (unas 10.000 en esos primeros meses), además de continuar atendiendo los servicios sociosanitarios de las personas sin hogar con adicciones. 

Deja un comentario