Compartir

El Gobierno Municipal de Navalcarnero ha manifestado que ha dado un paso más por regularizar «la caótica situación» que se encontró a su llegada al Gobierno en junio de 2015. A pesar de las especiales dificultades de las arcas municipales, en lo que a liquidez respecta, el Gobierno, a través de su Concejalía de Hacienda, lleva ya 6 años intentando regularizar una contabilidad que «estaba completamente falseada», con gran cantidad de pasivos ocultos y facturas en cajones, desvirtuando las cuentas públicas a través de una ingeniería financiera que pretendía dar apariencia de normalidad.

Según indican, apenas existen datos del período medio de pago a proveedores (PMP) durante los Gobiernos municipales del PP, porque solían incumplir con la obligación legal de remitir al Ministerio de Hacienda los informes trimestrales de morosidad y PMP, y los pocos datos que existen están completamente manipulados.

En el primer trimestre de 2015, según datos de PMP enviados por el Ayuntamiento de Navalcarnero al Ministerio de Hacienda, el Ayuntamiento tardaba una media de 142 días en pagar a sus proveedores, cuestión ésta que distaba mucho de la realidad existente, en tanto que el Ayuntamiento no computaba numerosas facturas guardadas en cajones, que llegó a alcanzar la cifra de 60 millones de €.

De hecho, la propia Cámara de Cuentas, en su informe de fiscalización del Ayuntamiento de Navalcarnero, ejercicios 2007 y 2008, certifica que “en 2015, el número de días de período medio del pendiente de pago se eleva a 1.052 días -es casi 3 años en pagar las facturas a los proveedores-, estando fuera del período legal de pago un total de 46.542.321 €”.

No obstante, aseguran que el Gobierno de Navalcarnero desde junio de 2015 ha realizado un gran trabajo que ha hecho posible que se fueran regularizando la totalidad de facturas ocultas, lo que implicó, irremediablemente, subir el período medio de pago hasta los 674 días (tercer trimestre de 2017), para ir reduciéndolo progresivamente hasta los 79 días (primer trimestre de 2022) que marca el informe de PMP enviado al Ministerio de Hacienda recientemente por el Consistorio, y que se convierte en la cifra más baja desde que, en el año 2010, el Ministerio de Economía y Hacienda determinara la obligatoriedad para las Corporaciones Locales de elaborar y remitir a dicho Ministerio los informes trimestrales sobre morosidad y PMP.

Un paso más por devolver a Navalcarnero a la senda de la normalidad, con una contabilidad que empieza a ser reflejo de una gestión normalizada, donde los proveedores cobran sus facturas. Y las cobran en un plazo razonable, concluyen desde el Consistorio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here