Compartir

Uno de los propósitos de cualquier empresa es conseguir que sus empleados trabajen en un entorno adecuado, cómodo y seguro, lo que lleva inexorablemente a aumentar la productividad y, por tanto, al crecimiento de los beneficios y la viabilidad de la compañía.

En el caso de las oficinas, donde los empleados pasan una media de ocho horas al día, un buen diseño de distribución para mejorar la calidad del trabajo implica seguir una serie de pasos y consideraciones, pensando de antemano factores claves como cuántos trabajadores ocuparán ese lugar, de qué espacio dispondrá cada uno de ellos, cuáles serán sus necesidades y qué medidas de seguridad habrán de tenerse en cuenta. 

Vamos a ver a continuación cuáles son algunos de los factores más relevantes para conseguir diseñar un buen despacho. Como el tema es demasiado amplio, en este artículo solo nos detenemos en algunos de estos factores importantes a la hora de diseñar un despacho, como el mobiliario, las dimensiones, la iluminación y ausencia de ruido y la ergonomía.

La importancia del mobiliario de oficina

Cuando nos disponemos a diseñar el espacio de trabajo, uno de los elementos más importantes son los muebles de oficina, que otorgarán funcionalidad y comodidad el espacio. En panel2000.es, todo un referente en la comunidad de Madrid en cuanto a mobiliario de oficina podemos visitar su página web y seguir sus sabios consejos, no en vano, son especialistas en crear espacios funcionales a través de elementos básicos, como sillas de oficina en Madrid, mesas de escritorio, estanterías… estos son elementos imprescindibles para que los empleados puedan realizar sus tareas con comodidad.

Dependiendo de las características que nos ofrezca la sala destinada a la oficina, podremos optar por colocar varias mesas en línea destinadas a cubrir diferentes puestos de trabajo o, si contamos con el espacio suficiente, optar por puestos separados y divididos.

En cuanto a las estanterías de oficina, son las dedicadas a almacenar material, documentos, libros de consulta, cuadernos de anotaciones o carpetas de archivos.  Para que cumplan con sus funciones a la perfección, existen estanterías especialmente diseñadas para los despachos y centros de trabajo.

En cuanto a las sillas de oficina son un elemento fundamental en el que además no podemos escatimar, pues poder adoptar una postura cómoda y correcta influye directamente en el bienestar y el rendimiento de los trabajadores.  Habitualmente se utilizan sillas giratorias cuando realizamos tareas frente al monitor y que además, cuenten con un buen respaldo y asiento acolchados.

El diseño de oficinas en relación a las dimensiones

Conocer el espacio del que disponemos, concretamente las dimensiones de cada estancia, es elemental a la hora de planificar la distribución de la oficina, y es que en ocasiones comenzamos a comprar muebles sin tener bien estudiado y medido el espacio que destinaremos a cada función.

Si bien esto puede no suponer un gran problema cuando contamos con un espacio amplio, cuando el tamaño no es muy grande debemos ser plenamente conscientes de que un buen diseño y estudio previo es primordial, no solo para colocar los elementos, sino para tener en consideración los pasillos que necesitaremos para que los empleados se muevan cómodamente y para que no se molesten los unos a los otros en el desempeño de sus tareas.

Las claves para la concentración en el trabajo: Iluminación y ausencia de ruido

No podemos olvidar que una oficina es un lugar de trabajo y debemos buscar que los empleados puedan estar concentrados al máximo en sus tareas, sin distracciones.

Para conseguir el grado de concentración necesario para trabajar necesitamos, principalmente, una buena iluminación y la ausencia de ruido, entendiendo este ruido no como las conversaciones y demás sonidos propios de un lugar de trabajo tranquilo y relajado, sino como los ruidos fuertes, estridentes y desagradables, sobre todo los que provienen del exterior, por lo que trataremos de colocar puertas y ventanas con una buena capacidad aislante.

Buscar la comodidad mediante la ergonomía en el trabajo

En último lugar, hablaremos de la ergonomía en el trabajo, que consiste en basar todo el diseño de la oficina en la creación de un entorno amable tanto para los trabajadores como para las personas que vengan de visita, disminuyendo los riesgos asociados al tipo de actividad que allí se realice. Por ejemplo, si no contamos con una buena distribución de los muebles, o estos son insuficientes, podemos encontrar cajas amontonadas en el suelo que puedan ocasionar caídas y / o golpes.

Así mismo, siempre se buscará mediante la ergonomía que el lugar de trabajo sea motivador y relajante, y como señalábamos en el punto anterior la iluminación será un elemento esencial.  El mobiliario también ocupa en cuanto a la ergonomía un lugar privilegiado, pues las sillas principalmente deben ser las adecuadas para que los empleados no adopten malas posturas y se sientan cómodos durante las largas horas laborales.

Por último, a la hora de diseñar una oficina se tendrán en cuenta todas las medidas de seguridad, entre las que destacamos las salidas de emergencia y el equipamiento de extintores.

Deja un comentario