Compartir

Todos buscamos hacer los procesos o trámites, tanto personales y profesionales, generalmente de forma sencilla y segura; en especial cuando se trata de gestionar un crédito o préstamo online. Es por ello que, en esos casos se recomienda contar con expertos como el portalcreditos.es donde ofrecen orientación, un comparador y algunos tips para el momento que requiera solucionar con un crédito urgente. Siempre se nos presentan situaciones que ameritan ser resueltas lo más rápido posible y quizás no se cuenta con el capital en el momento. Por eso existen varios tipos de créditos y préstamos que se pueden ajustar a tus necesidades; ya sea por el tiempo que tengas disponible, la condición de la solicitud y la cantidad que se requiere.

¿Qué tipos de créditos encontramos en la web?

Cada persona tiene diferentes circunstancias, por eso es conveniente conocer los tipos de servicios de préstamos, microcréditos, dinero rápido y créditos; revisar los términos y condiciones antes de ejecutar una solicitud online. A continuación, vamos a conocer los principales:

Préstamos personales: son una alternativa que permiten conseguir pequeños montos de dinero, con el objetivo de solventar un inconveniente, una oportunidad de negocio o simplemente darse un gusto. Este préstamo tiene la característica de que se logra en pocos minutos y se debe hacer la devolución al final del plazo establecido; no requiere de tantos requisitos.

Préstamos rápidos: se puede lograr tener el dinero en cuenta de modo rápido y sencillo; estos se consideran bastante adaptables en lo que se refiere al monto y el plazo. Pero nunca está de más utilizar el comparador del portal, donde observarás las condiciones como, por ejemplo, los intereses y montos, así podrás decidir el que más te favorezca.

Préstamos (estando en ASNEF): son muy similares a los préstamos personales, pero el solicitante se encuentra en la lista y por ello tienen algunas limitaciones en ciertas entidades financieras. Es una ventaja para las personas que tienen esta situación y utilizan esta opción de financiación para solucionar una emergencia; además se le puede presentar la oportunidad de saldar sus deudas y no estar más en ese estatus de ASNEF.

Préstamos sin nómina fija: facilita de forma rápida la financiación desde una entidad financiera privada, sin necesidad de percibir un salario fijo mensualmente. De este modo podrá solventar un requerimiento urgente, con el capital que solicite. En estos casos se sugiere conocer los términos y evaluar en el comparador para determinar cuál será más positivo para ti.

Préstamos urgentes: están enfocados a situaciones que se deben resolver casi de inmediato, sin tantos trámites ni papeleos para obtener el dinero. Básicamente llenando un formulario online, se inicia el proceso de solicitud y en caso de ser aprobado tendrá en cuenta el dinero aproximadamente en 24 horas o menos.

Préstamos gratis y sin intereses: se trata de un servicio online que se ofrece a nuevos clientes basado en una promoción, donde logras recibir un capital de una entidad privada. Esto permite hacer la financiación sin ningún porcentaje de interés, tampoco se requiere muchos requisitos y es relativamente rápido el proceso.

Microcréditos: ofrece cantidades pequeñas de dinero con facilidades en cuotas en un corto período de tiempo. Se caracteriza por dar grandes ventajas al usuario, por ser un crédito se puede ampliar el tiempo hasta lograr devolver lo que se ha utilizado del monto.

Como se observa los préstamos que son rápidos manejan sumas de dinero bajas, es por ello que la devolución se establece entre días o meses. Sin embargo, le brinda oportunidad a quienes requieran de forma urgente solventar con un capital; siempre recuerda evaluar las condiciones del servicio antes de hacer la solicitud y de esa manera ahorrará tiempo y riesgos económicos.

Conoce algunas diferencias entre préstamo y crédito

Las tasas de interés en los préstamos generalmente ofrecen menor tasa que los créditos y en este último solo se cancela el monto que se haya utilizado, en cambio en el préstamo se deberá devolver en su totalidad y empieza a generar los intereses desde que se recibe el dinero en cuenta.

La flexibilidad es más aplicada al crédito en comparación al préstamo, en relación a la posibilidad de contar con el dinero en un momento determinado. También los términos en la devolución del crédito suelen ser más holgado, no son tan estrictos en los lapsos de las cuotas como en los préstamos.

Disponibilidad de aplazar al momento de saldar la deuda mediante las cuotas de pago para culminar así el proceso; lo que pueda determinar en recibir otro crédito o extensión del mismo. En el caso del préstamo se debe consultar a través del contrato y de alguna forma que afecte el incremento en los intereses.

El motivo de la solicitud es otro aspecto que los diferencia, cuando se tramita un crédito es para solventar su liquidez, ya sea por ejemplo, por la demora del pago de un cliente y de este modo financiar. Mientras que en el préstamo se usa para un proyecto puntual, como compra de materiales.

Garantía obligatoria en algunos de los requisitos pueden ser más exigentes, va depender del tipo de préstamo o crédito y del monto de los mismos. En ambos casos las entidades financieras indicarán qué documentos serán necesarios, básicamente será una diferencia de las condiciones que se manejen.

En estos tiempos se han generado muchos servicios financieros, que buscan brindar soluciones cada vez más efectivas para las personas y con procedimientos más sencillos. Entre tantas ofertas online se recomienda hacer un análisis a través del comparador y seleccionar la que más se adapte a sus necesidades. Recuerde siempre conocer las condiciones, plazos y cuotas para evitar riesgos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here