Compartir

Con el invierno dando sus últimos coletazos y con los pequeños anticipos primaverales que el clima ha brindado a lo largo y ancho de todo el país, logrando superarse las temperaturas máximas registradas durante el mes de febrero en muchas localidades, toca ir pensando en primavera, sol, calor y terracitas. Pero ojo, que como bien es sabido por todos es necesaria precaución, también ante estos primeros rayos solares.

Por eso, y a pesar de las enormes ganas que los españoles tienen de sol, lo más recomendable será disfrutar de él de forma paulatina y evitar siempre las horas centrales del día. Lo cual no significa que uno deba permanecer en casa encerrado cuando los rayos asomen por su ventana, lo que significa, como comentan desde Toldos Cartago, es que “toca disfrutar del buen tiempo y del calorcito, pero conviene hacerlo con precaución. Disfrutar de un aperitivo al aire libre será más saludable para todos si se hace bajo la sombra de un toldo que nos proteja del sol, al igual que permanecer en la oficina trabajando ante el ordenador será más sencillo si se evita que los rayos del sol incidan directamente en la pantalla, causando molestos reflejos”.

Y es que, a pesar de que en la actualidad cada vez se tienen más en cuenta todos los factores que pueden llegar a influir en el desempeño de las funciones de cualquier trabajador, antaño no era tan común y las oficinas se diseñaban de tal forma que lo que se pretendía era una buena disposición del espacio dejando a un lado cosas que pueden llegar a influir muchísimo en el buen trabajo de cualquiera.

La disposición de las ventanas y del puesto de trabajo, la salida del sol, la iluminación artificial, todos estos factores son en la actualidad objeto de estudio y determinarán en gran medida el buen hacer de cualquiera. Y es que, no es lo mismo que los rayos del sol entren por la espalda e incidan directamente en la pantalla del ordenador que lo hagan de frente o por un lateral. Pero si algo está claro es que la incidencia directa de esos rayos de sol resultará molesta a cualquiera, por eso, “es importante disponer de elementos como pueden ser estores que impidan los molestos rayos de sol cuando se está trabajando pero que permitan la entrada de luz suficiente para que no se haga necesario el uso de luz artificial, evitando de esta manera un coste adicional a las empresas” indican desde Toldos Cartago.

Deja un comentario