Compartir

Turquía se ha convertido en el destino preferido de aquellos que quieren someterse a un implante capilar. El injerto capilar en Turquía es a día de un nicho de mercado de gran importancia en ciudades como Estambul y cientos de clínicas operan en toda la ciudad, y es que no resulta extraño darse un paseo por la ciudad y ver chicos occidentales que han llegado a la ciudad para ello.

En torno a si Turquía es un buen destino para someterse a esta intervención existe un gran debate, pero los números avalan que miles de hombres siguen prefiriendo este destino frente a cualquier otro. Los más críticos argumentan que es un sector donde hay un gran intrusismo en ese país y que algunas clínicas no cuentan con suficientes profesionales y usan técnicos y no cirujanos para llevar a cabo los injertos.

Turquía, el destino preferido para el injerto de pelo

En cualquier caso, lo cierto es que en Turquía la situación del sector se encuentra bastante regulada y existen clínicas como Capilclinic cuya calidad y prestigio son conocidos en toda Europa. Tan solo hay que echar un vistazo a las opiniones en redes sociales para comprobar el elevado grado de satisfacción de los chicos que han pasado por sus instalaciones.

En la web de esta clínica podemos encontrar experiencias reales de pacientes que muestran sus resultados un año después de haberse sometido al injerto capilar, con una notable ganancia de cabello. Esto sin duda supone un espaldarazo a su gestión y es la clínica de referencia para quienes desean someterse a una intervención en ese país.

Además esta empresa cuenta con atención directa a los futuros pacientes por parte del doctor, que realiza visitas mensuales a los diferentes países donde tiene una sede, como puede ser la sede de Capilclinic en Reino Unido o en España; visitas que también aprovecha para realizar un seguimiento de los pacientes que ya ha sido intervenidos.

Precios atractivos para un servicio de calidad

Uno de los aspectos que ejerce como elemento de atracción en los injertos capilares en Turquía es sin duda el precio de la intervención. En Turquía los precios son más asequibles para el bolsillo de un ciudadano europeo, además de por la diferencia en el nivel de renta también por la gran competencia que existen en el sector que empuja a la baja los precios.

Son estos y no otros los motivos que hacen que los injertos capilares en Turquía sean más económicos, aunque lo cierto es que no dejan de aparecer cuestionamientos sobre la calidad de las intervenciones. Como en cualquier otro país, la calidad y la eficacia de los injertos capilares dependerán de la clínica elegida y no de que se realice en Turquía.

En cualquier caso lo que está claro es que a día de hoy sigue mereciendo la pena ir a Turquía a someterse a una intervención de implante capilar. La relación calidad-precio y la existencia de clínicas profesionales hacen del país un destino muy atractivo.

Deja un comentario