Compartir

Nuestra constitución ha posibilitado la creación de un Estado de las Autonomías y gozamos o padecemos uno de los sistemas mas descentralizados de Europa.

Las Comunidades Autónomas gestionan prácticamente todas las competencias.

Cuando se estableció el estado de la autonomías se dijo que una organización descentralizada era más eficaz que una administración centralizada. Todo es opinable. Europa tiene modelos de los dos tipos: Francia hija del jacobinismo es rabiosamente centralista y Alemania nación que nace como aglutinación de reinos, ciudades y principados es un país descentralizado.

Las competencias autonómicas han ido creciendo de manera descontrolada, y tenemos a modo de ejemplo un absoluto sinsentido: 17 consejerías de educación que han ido creando una abundante burocracia. La que tenemos más a mano, la de Madrid, cuenta con 8 Direcciones Generales, 18 Subdirecciones Generales y un importante conjunto de otros organismos. A esto sume usted asesores, puestos políticos…un sinsentido. Hay que recordar que hace unos años todo esto se dirigía desde una dirección provincial y funcionaba parecido a como hoy lo hace. En el resto de Consejerías pasa lo mismo y en las otras comunidades igual. Al final hay más jefes que indios. Además toda esta burocracia en la mayoría de los casos lo que hace es entorpecer el trabajo de los profesionales que trabajan a pie de obra.

No tenemos, frente a lo que mucha gente piensa, muchos trabajadores públicos, pero sí tenemos demasiadas administraciones. Es necesaria una racionalización. Creo que no hay voluntad política para reformar las administraciones. Soy pesimista.

Deja un comentario