Compartir

Día festivo en Alcorcón en el que un vecino ha sufrido un ahogamiento que, afortunadamente, ha terminado sin consecuencias gracias a la colaboración de los efectivos de Policía Municipal y la rapidez de los empleados del local donde se encontraba.

Todo ha ocurrido sobre las 14:30 horas en el restaurante “Piratas”, situado en el polígono Urtinsa, cuando un hombre de 57 años, que estaba comiendo con su familia, se ha asfixiado con un trozo de comida. Inmediatamente, los empleados ha comunicado el problema, llamando al 112.
 

El aviso es recibido por Policía Municipal. Casi al instante, dos vehículos patrulla del Cuerpo acuden al comedor del establecimiento donde comprueban, in situ, que el problema se debe a un atragantamiento. El varón ya estaba siendo atendido por uno de sus familiares.

Uno de los agentes toma el relevo y se dispone a realizar al hombre la maniobra de Heimlich. Para ello, ejecuta comprensiones abdominales hasta que la pieza de comida que obstruía la vía respiratoria de la víctima se libera, permitiendo la entrada correcta de oxígeno y, por lo tanto, evitando consecuencias mayores. Posteriormente le trasladan a la calle para facilitar la entrada de aire fresco en sus pulmones y donde prosigue la atención por parte de sanitarios del SUMMA 112.

El hombre agradece la rapidez y la eficacia de los agentes de Policía Municipal. Afortunadamente, el incidente tiene un final feliz para todos, quedándose en un susto sin consecuencias.

Deja un comentario