Compartir

Una alfombra puede ser el punto de atención de toda una habitación. Pero mantenerla en buen estado durante el máximo tiempo posible requiere de un cuidado especial.

Es por ello que a continuación hablaremos de algunas formas sencillas y eficaces de mantener nuestras alfombras limpias, sanas e impecables aún con el paso del tiempo. No son tareas difíciles de llevar a cabo y por tanto las podremos incluir en nuestra limpieza semanal del hogar.

Cómo mantener nuestras alfombras limpias

  • Evita que los muebles con extremos afilados estén cerca de la alfombra

Si quieres llegar a cabo la limpieza de alfombras lo primero es encontrar un buen sitio donde colocarla. Si hay algún mueble sobre esta, asegúrate que, por ejemplo, las patas del sofá, mesa o las sillas no atraviesen el tejido de la alfombra. Por lo general los muebles suelen hacer abolladuras en las alfombras sobre las que los colocamos, pero algunos dañan más que otros. Si tu alfombra es delicada, debes tener mucho cuidado al colocar cualquier mueble.

  • Mantenla alejada de la luz del Sol

El Sol no tendría por qué suponernos un problema con nuestras alfombras, pero una sobreexposición al mismo podría dañar los colores y el brillo. Mantenerla alejada de la exposición prolongada a la luz solar es la mejor opción.

  • Aspirar la alfombra con regularidad

Para mantener tu alfombra como el primer día es importante darle una limpieza profunda al menos una vez a la semana. estas necesitan de una aspiración regular, tanto alfombras como felpudos y moquetas. En el caso de las alfombras te recomendamos que empieces a aspirar desde el centro para luego continuar hacia los bordes con cuidado. La succión del aspirador ha de ser baja, así evitarás que los flecos se queden atrapados. De vez en cuando es recomendable darle la vuelta a la alfombra y aspirarla también por debajo.

  • Evita los zapatos sobre la alfombra

Los zapatos que han estado en la calle pueden ser el peor enemigo de las alfombras, especialmente tacones y botas. Lo común es limpiar nuestros zapatos en el felpudo de la entrada, pero nos tememos que eso no servirá de mucho y por ello lo recomendable es crear la norma de dejar los zapatos en la entrada y cambiar a otros o por lo menor evitar pisar las alfombras y moquetas con estos zapados. La suciedad que estos transmiten a la alfombra puede ser tanto visible, incluso llegando a dejar manchas, como invisibles, dejándonos alérgenos, ácaros y bacterias en la misma.

  • Golpea las alfombras

Tanto si pasas la aspiradora con regularidad, como si no cuentas con una es recomendable esta forma de limpiar tus alfombras, una de las más antiguas que se conoce. Has de  colgar tu alfombra, como si la fueras a secar, al aire libre preferiblemente, sobre un tendedero tenso, para que la alfombra quede bien ajustada, y con un palo o la propia escoba comenzar a golpear la alfombra lo más fuerte que se pueda. Este proceso se ha de repetir durante varios minutos en distintas zonas de la alfombra.

Esto ayuda a que la alfombra se libre de capas de suciedad que se han depositado en ella. Se recomienda que se haga en un día soleado ya que así también aprovechas para quitarle la humedad que se haya podido quedar. La humedad es una pésima noticia para las alfombras, ya que esto la pudiera convertir en un caldo de cultivo para todo tipo de microbios y bichos.

  • Lava la alfombra con regularidad

También se recomienda de vez en cuando un trabajo pesado pero que tu alfombra agradecerá: lavarla a mano. Para ello deberás sumergirlas en agua tibia con jabón durante un par de horas y aclararla bajo el grifo hasta que queden limpias. También se pueden meter en la lavadora, aunque tendrás que escoger el programa que menos dañino sea, además de asegúrarte de que la alfombra puede ser lavada a máquina. Después de esto es recomendable dejarla secar al aire libre con la luz natural.

¿Cuándo hay que llamar a los profesionales?

Recomendamos evitar quitar las manchas nosotros mismos, ya que esto podría crear una mancha de lejía u otro producto que fuera difícil o imposible de revertir. Es por ello que cuando este tipo de problemas ocurre, especialmente si la alfombra representa algo para nosotros, recomendamos contratar un servicio de limpieza profesional como Limpieza Centauro, ellos son líderes en España. El cuidado de tus alfombras está en tus manos, pero si es demasiado para ti lo mejor es derivarlo a un profesional.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here