Compartir

Por desgracia, en muchas ocasiones en la vida nos toca hacernos cargo de un proceso como el trámite de una herencia, a nuestro nombre o a nombre de algún familiar cercano. Esta experiencia nunca termina de ser algo positivo pero, sin duda, es un trámite que hay que llevar a cabo casi de manera obligatoria alguna vez en la vida. Sea como sea, también es necesario conocer cómo se desarrolla este proceso, a qué aspectos debemos prestar más atención o qué errores comunes podemos evitar a la hora de gestionar una herencia. 

Un buen punto de partida para esto es contar siempre con un buen profesional especializado que nos brinde apoyo e información en un momento tan delicado. De hecho, probablemente, una de las cuestiones más importantes a la hora de gestionar bien una herencia sea encontrar un buen abogado especialista en herencias en Madrid, que nos pueda ofrecer un asesoramiento especializado y que nos acompañe durante todo el proceso para garantizar que salga de manera óptima para nuestros intereses. 

Fuera de esto, existen otros muchos aspectos que se deben tener en cuenta para pasar este trámite burocrático lo antes posible y con buenos resultados. Por esto, en este post queremos desvelar cuáles son los principales trámites que afectan a la hora de gestionar una herencia y de qué manera podemos resolver cada uno de ellos de la forma más rápida y fácil posible. 

Solicitud de documentos oficiales y certificados

El primer paso a dar para cualquier persona que quiera  tramitar una herencia es el de solicitar una serie de documentos oficiales y certificados completamente necesarios para tramitar la herencia. Estos documentos serán imprescindibles durante todo el proceso, por lo que es importante tenerlos a mano desde el principio para ahorrar tiempo y dinero. De hecho, cuanto antes se soliciten, mejor. 

El primer documento es el certificado de defunción, que se debe solicitar en el Registro Civil que corresponda según la localidad en la que tuviese el domicilio la persona fallecida. Se trata de un trámite completamente gratuito que, además, hoy en día se puede solicitar online para una mayor comodidad. 

Por otra parte, también es necesario contar con el certificado de últimas voluntades. Este documento se puede solicitar una vez hayan transcurrido 15 días desde el fallecimiento y también se puede tramitar de forma completamente gratuita, a través del Ministerio de Justicia. Así, se acredita si la persona fallecida había hecho testamento y ante qué notario.

Por último, otro de los documentos importantes que debemos tener a mano son los certificados de contratación de seguros de decesos o con cobertura por fallecimiento. Este tipo de seguros normalmente están pensados para cubrir ciertos gastos o dejar una compensación económica a los familiares. Para solicitarlo deben haber pasado también 15 días desde el fallecimiento y se puede solicitar presencialmente, por correo ordinario o a través de internet, siempre dentro de las competencias del Ministerio de Justicia. 

Lectura del testamento y proclamación de herederos

El siguiente paso para gestionar una herencia, una vez tengamos toda la documentación arriba comentada, será directamente la lectura del testamento o la proclamación de los herederos. Este trámite se lleva a cabo en la sede de la notaría en la que la persona fallecida ha dejado custodiado su testamento. 

Por un lado, puede darse la posibilidad de que la persona fallecida dejase un testamento escrito sobre cómo quería repartir sus bienes; en este caso, simplemente se acude a la notaría, se procede a la lectura y se pone en conocimiento de los herederos cuál será su parte correspondiente de la herencia. 

Por otra parte, en caso de que la persona no haya realizado un testamento, la notaría procederá a la llamada declaración de herederos, en la que se reparte la herencia que correspondería a cada familiar de manera legal. En este caso, los familiares deben acudir con testigos a la notaría, aportando la documentación necesaria y acreditando su parentesco. 

Inventario, reparto de la herencia e impuestos

El siguiente paso dentro del proceso para gestionar una herencia es determinar el inventario de bienes, derechos y deudas que ha dejado la persona fallecida. En este caso, existe un trabajo bastante arduo de búsqueda de otros documentos como pueden ser escrituras de viviendas, certificados de extractos bancarios o contratos de compra venta. Asimismo, también se exponen las deudas y obligaciones fiscales que pudiese acumular el fallecido, para que los herederos tengan en cuenta este aspecto antes de aprobar el recibo de la herencia. 

Además, en esta parte del proceso también se lleva a cabo el propio reparto de los bienes, de forma que los herederos pueden conocer al detalle qué parte de la herencia les corresponde, tanto en el reparto de bienes como de deudas. Finalmente, como última parte del proceso una  vez aprobada la herencia solo quedaría liquidar el Impuesto de Sucesiones y la plusvalía, en caso de que haya inmuebles en la herencia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here