Compartir

La Mesa de Negociación del I Plan de Igualdad de la plantilla municipal ha aprobado el I Protocolo para la prevención y actuación frente al acoso sexual y por razón de sexo del Ayuntamiento de Alcorcón e IMEPE (Instituto Municipal de Empleo y Promoción Económica).

El Protocolo, que ha sido firmado por Raquel Rodríguez, concejala de Desarrollo Económico, Formación, Empleo, Proyectos Europeos y Feminismo; y Daniel Rubio, concejal de Seguridad, Organización Interna y Atención Ciudadana, constituye una herramienta legal que capacita a ambas instituciones municipales para actuar frente al acoso sexual y por razón de sexo; así como a prevenir, sensibilizar y atajar estas formas de violencia en el marco de las relaciones laborales de toda la plantilla.

“Con este Protocolo damos cumplimiento a la Ley para la Igualdad efectiva de mujeres y hombres, así como al texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público, desde el compromiso de este Ayuntamiento de no permitir ni tolerar ningún comportamiento constitutivo de acoso sexual ni por razón de sexo en el ámbito laboral, conductas vejatorias que son consideradas una falta disciplinaria de carácter muy grave”, ha declarado Daniel Rubio.

“Este Protocolo es un paso imprescindible para la igualdad en nuestro municipio. Como pasaba en la empresa pública ESMASA, que hace poco aprobó su I Plan de Igualdad, hasta este momento el Ayuntamiento de Alcorcón e IMEPE no disponían de las herramientas necesarias para prevenir y actuar frente al acoso. Somos la empresa de la ciudad con más trabajadoras y trabajadores, y es nuestro deber dar ejemplo y proteger a nuestra plantilla”, ha declarado Raquel Rodríguez.

Los principales objetivos del Protocolo son formar, informar y sensibilizar a la plantilla municipal en materia de acoso sexual y por razón de sexo en las relaciones laborales, proporcionando a las trabajadores y trabajadores las pautas para la identificación y reconocimiento de estas conductas discriminatorias, y evitando el silencio y complicidad con las personas acosadoras.

En caso de sufrir este tipo de violencia en el trabajo, el Protocolo garantiza la protección y asistencia a las víctimas, además de generar un clima en que las posibles víctimas y/o denunciantes puedan presentar sus quejas o reclamaciones confidencialmente y sin miedo a posibles represalias, ni ver amenazadas sus condiciones y perspectivas laborales.

Además, el Protocolo permite adoptar las medidas necesarias para prevenir cualquier situación de acoso sexual y acoso por razón de sexo en el ámbito laboral valorando sus consecuencias.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here