Compartir

Arroyomolinos continua con la política municipal de contención y rebaja fiscal. En este caso los afectados por una rebaja fiscal serán los comerciantes e industriales de Arroyomolinos. La Concejalía de Hacienda propondrá en el próximo Pleno Municipal la modificación de la Ordenanza Fiscal reguladora del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI)

Dicha modificación, si es aprobada, incidirá en una serie de inmuebles dependiendo de los usos del suelo. En este caso afectará al 10% de inmuebles con mayor valor catastral de Arroyomolinos con uso comercial o industrial. El valor catastral depende del tamaño del inmueble y del uso del mismo. La propuesta, que se elevará al Pleno Municipal por parte de la Concejalía de Hacienda, dejará el tipo de gravamen a este porcentaje de inmuebles con uso comercial o industrial en el 0,60%

La anterior ordenanza fiscal de 2014 había dejado este tipo de IBI para este tipo de inmuebles con uso comercial o industrial en el 0,80%. Esta situación se venía aplicando en la práctica desde 2015. Esta modificación, que dejará el tipo en el 0,60%, se propondrá y llevará a Pleno Municipal, con el correspondiente informe económico, el próximo 26 de octubre. En el caso de que salga adelante, supondrá un 3% menos de ingresos para las arcas municipales por concepto de IBI.

Una nueva rebaja fiscal que, en este caso, repercutirá en el bolsillo de comerciantes, empresarios e industriales de Arroyomolinos. Se une a la bajada de la presión fiscal de un 28% de media que ya se ha producido en los dos primeros años de legislatura a todos los ciudadanos de Arroyomolinos.

El objetivo de esta propuesta es doble. Por un lado, racionalizar la presión fiscal y por ende la ordenanza fiscal. Por otro, hacer más atractiva la ciudad de Arroyomolinos a la inversión, el emprendimiento de nuevas empresas y el mantenimiento de las ya existentes. Algo que, de producirse, redundará en la creación de empleo.

Deja un comentario