Compartir

Las necesidades de Arroyomolinos están siempre presentes debido al constante aumento poblacional. El techo de población al que llegará Arroyomolinos depende, asegura José Manuel Artés, concejal de Comunicación en el Ayuntamiento de Arroyomolinos, de lo que se pueda conseguir en cuanto a liberación de los terrenos.

Por Arroyomolinos pasan dos líneas  de alta tensión, una bordea el municipio y la otra lo atraviesa. «Todos esos terrenos, se calcula, una vez se eliminen esas torres, supondrá la liberación de terrenos por valor de unos 30 millones de euros, con esos terrenos y atendiendo a la normativa municipal urbanística, se van a dedicar tanto a infraestructuras como a construcción y obra social», apunta el concejal y añade que «ahora mismo en Arroyomolinos hay mucho terreno ocupado por chalets pero si impulsamos la construcción de vivienda pública, se va a ver aumentada la población».

«La educación debe ser la primera prioridad porque es nuestro futuro»

Los cálculos, con el ritmo actual de crecimiento, son bastante grandes. En los tres años que Ciudadanos lleva al frente del gobierno, afirma Artés, la población ha crecido en 10.000 habitantes: «Esto no es infinito pero tenemos capacidad de seguir creciendo a este ritmo durante uno o dos años como mínimo. Nos vamos a poner en 35-40.000 habitantes. La comunidad debería estar pensando ya en colegios e institutos».

Artés apunta que estas necesidades se les están planteando a la comunidad de Madrid constantemente: «La Comunidad es perfectamente consciente, no solo en torno a Arroyomolinos si no de todos los municipios que estamos demandando colegios públicos».

El concejal asegura que todo tiene que ver con las prioridades que se han marcado: «Aquí lo que sucede es que hay unas prioridades y no se han priorizado las cosas que deberían priorizarse. En mi opinión, la educación debe estar en el número uno, porque es nuestro futuro, y claramente no ha sido esa la prioridad de la Comunidad en este tiempo porque somos muchos los municipios que hemos estado reclamando necesidades imperiosas. Añade que no son caprichos, si no situaciones dramáticas a las que no se ha hecho caso en todo este tiempo».

«Por lo tanto», finaliza Artés, «los presupuestos deberían ir ya para construir colegios que no solo que hacen falta ya, si no que van a hacer falta en un plazo corto de tiempo».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here