Compartir

Cada paraque y cada edificio público de la ciudad dispondrán de al menos una fuente pública y gratuita para beber.  

Así lo aprobaba el pleno por unanimidad en la sesión plenaria celebrada ayer y en la que se comprometía a incrementar el número de fuentes públicas de agua potable en estos espacios públicos y a ir sustituyendo paulatinamente todas las que hayan quedado obsoletas.   

Además, se aumentará el número de fuentes específicas para personas con movilidad reducida.   

“Es fundamental que la ciudadanía tenga acceso a agua potable en el municipio de forma pública y gratuita, especialmente durante los meses más calurosos” explica la moción que constata además, que se estaría contribuyendo a reducir residuos “ al evitar la compra de agua embotellada”.  

El texto destaca la vinculación de la ciudad con sus fuentes, recordando que incluso debe su nombre a “una fuente labrada a cal y canto”. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here