Compartir

La Policía Local se  incautaba hace unos días de diez perros de raza dogo argentino y un pastor alemán en un local que carecía de las condiciones administrativas requeridas para albergar a dichos animales.

La actuación se inició con el aviso de un vecino alertando de la situación. Los agentes de la Unidad de Protección Animal -Equipo Antón-  de la Policía Local de Fuenlabrada comprueban que se encuentran once canes enjaulados en condiciones poco adecuadas, aunque no presentan problemas sanitarios graves.   

En contacto con el propietario, se comprueba que presenta deficiencias administrativas tanto en lo referente al establecimiento como a las condiciones y documentación de algunos de los canes, por lo que se procede a requisarlos y trasladarlos al Centro Municipal de Protección Animal, mientras se le conmina a subsanar y regularizar dichas deficiencias y se abre expediente sancionador.

El dueño explicó a los agentes que los canes  eran suyos y que había alquilado el local mientras realizaba una mudanza de su domicilio habitual.

La normativa establece que no se pueden tener más de cinco perros en una vivienda, salvo excepciones, para las que se tiene que pedir permiso especial y cumplir una serie de requisitos.

El equipo Antón de Fuenlabrada fue la primera unidad creada en una Policía Local hace casi tres años y se ocupa de la defensa de los animales, además de hacerse cargo de todos aquellos asuntos y requerimientos que tengan que ver con ellos, como identificación, casos de abandono, malos tratos, traslado de especies al Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (GREFA), etc…

Está compuesto por  seis policías  y nació como respuesta a una reclamación social cada vez mayor por parte de la población, para atender las demandas que presenten los vecinos relacionados con los animales. Los agentes reciben información especializada.

Deja un comentario