Compartir

El grupo municipal de VOX en el Ayuntamiento de Fuenlabrada presentó ayer ante la Secretaría General el documento con una batería de alegaciones a la intentona socialista de expropiar inmuebles en el centro de la ciudad para construir dos edificios de ocho alturas y cambiar una gasolinera de sitio sin haber consultado previamente a ninguno de los vecinos afectados. En el escrito de alegaciones presentado por nuestro partido entendemos que “concurre la anulabilidad del acuerdo, con efecto retroactivo”.

En las alegaciones presentadas por nuestro partido, a la espera de la celebración del Pleno extraordinario que hemos solicitado junto a Ciudadanos y Partido Popular, se recuerda al gobierno socialista de Fuenlabrada todas las incorrecciones, irregularidades e ilegalidades en las que podría haber incurrido dicha modificación puntual nº 11 del Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad. 

Entre la lista de alegaciones presentadas se indica que el Ayuntamiento “no procede a expropiar por interés social, puesto que obtendrá ingresos por concesiones o alquileres, por gestionar el edificio o por tramitar licencias para la construcción de las parcelas”. Además dicha modificación “lleva aparejada una merma y un perjuicio: la menor edificabilidad respecto  a la reconocida por el Plan vigente”.

Una de las cuestiones no concretadas es “el impacto, por razón del género, la infancia, la adolescencia, la familia…”, puesto que “no concretan como el proyecto de expropiación afectará a las familias, a los menores, a los convivientes de mayor edad con limitaciones, físicas y sensoriales, a mujeres y hombres, residentes en el edificio, y en la vivienda, que se ubican, el la Arroyada del Tesillo 6 y 10 (con vuelta a la calle del Berro).

Se indica además que el edificio a sustituir es “ajeno a los efectos señalados en el ‘Documento Ambiental Estratégico’”. Y lo es porque no “adolece de ‘baja calidad’ constructiva, de ‘malas condiciones higiénicas0, que determinen su demolición. Su tipología constructiva está integrada en el entorno urbano; similar a otros edificios de viviendas sitos en la Arroyada, y Plaza del Tesillo”.

Estas alegaciones se suman a otras como la necesidad previa al inicio del expediente expropiatorio de ser tramitada la modificación del PGOU para cambiar la calificación del suelo por el de dotacional social, y promover la declaración de interés público. 

La portavoz de nuestro grupo municipal, Isabel Pérez, ha indicado que “Ayala tenía fórmulas que beneficiasen más a la ciudad y a los fuenlabreños, pero tiene siempre la costumbre de elegir la opción más cara para el municipio y menos lesiva para los ciudadanos, tal y como debe reflejar en el ideario del buen socialista”. Pérez ha añadido que “las alegaciones que presentamos además de ser lógicas se encajan en el marco legal que el gobierno socialista de nuestra ciudad ha decidido no contemplar en esta sospechosa modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana en la que lo que prima es el oscurantismo y la urgencia. ¿Estaremos ante una operación que deba responder a estas incógnitas: por qué y por cuánto?”.

Deja un comentario