Compartir

Una vuelta de tuerca más en la trágica historia de la Mancomunidad de servicios del Suroeste de Madrid. Una vuelta que ahora se centra en la constatación de la salida de Cubas del ente y la devolución de las cuotas indebidamente cobradas y embargadas a la localidad, lo que puede provocar un nuevo colapso monetario en la Mancomunidad.

De dónde venimos

Mucho se ha escrito sobre la historia de este ente creado para dar servicios a los municipios del sur, y sobre la deuda generada por la mala gestión años atrás. Causa sin duda de que algunas poblaciones como Cubas decidieran salir de este ‘club’ para prestar los servicios de forma propia.

Nos remontamos a la pasada legislatura, donde tras ir cumpliendo requisitos establecidos por la Mancomunidad, Arroyomolinos primero, y Cubas después, deciden salir para prestar ellos esos servicios. Por cierto, cabe destacar la dirección hasta este momento del Partido Popular.

Arroyomolinos consiguió salir de esta entidad sin muchos problemas, no fue el caso de Cubas que entró en un idilio que incluso llegó a términos personales entre las partes.

Fue en 2014, en pleno de la entidad, donde el regidor de Cubas, José Pedro Flores, dejó constancia de su salida de la entidad desde ese momento. Y es aquí donde comienzan los conflictos.

Cambio de dirección

La llegada de los independientes a la dirección de la Mancomunidad en 2015 provocó que todos los municipios se pusieran al día o programasen un plan de pago para salvar la Mancomunidad, y así fue. José María Porras alaba el esfuerzo de cada una de los miembros de la Mancomunidad, aunque va más allá. Las medidas a tomar para el próximo ejercicio pasan por regularizar la situación de los trabajadores para adaptarse a la realidad.

Estas medidas “no son políticamente correctas”, según comenta el presidente, pero sí necesarias en aras de contribuir al saneamiento completo de la organización. La Mancomunidad del suroeste salió de la crisis orgánica y económica que tenía con la labor realizada por José María Porras, no obstante en todo este proceso se encontraron con un escollo, el de Cubas, que no se ha sabido gestionar.

La directiva del ente, bajo su criterio entendía que Cubas no había salido correctamente del municipio y comenzaron a pasarle recibos que el municipio no atendía provocando una oleada de requerimientos y embargos por un montante superior a los 250.000 euros.

“Solo pido la devolución de lo que hayan cobrado indebidamente”, José Pedro Flores

Ahora, con la sentencia del tribunal superior de justicia, Cubas reprende a la directiva y a la mancomunidad por lo ocurrido y José Pedro Flores, alcalde de Cubas, solicita que se le devuelva íntegramente todo lo que se le ha requisado a su localidad indebidamente y solicita una disculpa pública por los daños ocasionados contra su persona. Cabe recordar que este caso fue incluso llevado a la cámara regional donde se puso a debate, además de exponerse en varios medios de carácter regional y nacional donde se culpabilizaba a Cubas de la posible extinción del ente de servicios.

Según indica la sentencia del juzgado de lo contencioso-administrativo, la Mandomunidad debería devolver “las cuotas referentes a los ejercicios 2015 y 2016, así como intereses y devengos relativos a la misma”. No obstante desde la Mancomunidad indican que “la sentencia todavía no es firme y que hay servicios que se han prestado a los vecinos de Cubas y está demostrado” lo que podría todavía hacer variar el montante final de devolución a la localidad.

A dónde vamos…

Con el cierre de este capítulo, se abre otro, si cabe más complicado. Esperar a que el juzgado tome una decisión final en base al recurso interpuesto por la entidad de servicios, alegando que se han prestado los servicios a Cubas y abonar la parte que el juzgado finalmente indique, lo que puede suponer un golpe a una Mancomunidad que había conseguido sanear sus cuentas y casi poner a todos los municipios al corriente de pago.

También destaca el mensaje que traslada Cubas al respecto, y es que con la sentencia en la mano el Ayuntamiento de Cubas se plantea el inicio de un proceso judicial de carácter penal por enriquecimiento ilícito de la Mancomunidad, lo que podría afectar a la directiva. No obstante habrá que esperar a la sentencia definitiva del juzgado.

Además esta sentencia abre la vía a otras localidades a una posible salida de la Mancomunidad de servicios.

Preguntado precisamente por este aspecto, Eusebio García, alcalde de Torrejón de la Calzada y miembro de la entidad que mostró su disconformidad con la forma de proceder en el caso de Cubas de la Sagra, ha confirmado que “de momento no tiene pensado abandonar” la misma y que tiene un plan de pagos para hacer frente a la deuda que Torrejón mantiene con la entidad y que cumple “en base a lo acordado”, para así poder mantener los servicios que se prestan.

Deja un comentario