Compartir

Más de 3.000 personas mostraron su malestar en la masiva manifestación del domingo

El año llega a su fin y es hora de hacer balance. En Leganés han sido los propios ciudadanos los encargados de hacer el de su ciudad. El domingo, más de 3.000 personas se dieron cita en una manifestación bajo el lema «Por una ciudad donde las vecinas y los vecinos importen».

Carlos Delgado, portavoz de ULEG, principal partido de la oposición en Leganés ha secundado la opinión ciudadana. Delgado ha declarado que la ciudad de Leganés se encuentra en una situación de «deterioro absoluto». «La calles están sucias, solo hay una patrulla de policía por las noches, las escuelas se están deteriorando», expuso.

Más de 30 colectivos de todo tipos participaron en la manifestación, lo que ejemplifica la transversalidad del sentir general de la población de Leganés. Todas las asociaciones vecinales, sindicatos, cuerpos de la policía, escuelas y la mayoría de partidos políticos se dieron cita para clamar en contra del deterioro de los servicios públicos.

“Cuando has logrado unir en tu contra a todo el mundo, es que algo no estás haciendo bien”

Carlos Delgado, portavoz de ULEG

El portavoz de ULEG explica que no es cosa de la oposición, que entonces «sería cuestionable»; sino que la opinión la comparten y la han expresado todos los sectores, «de diverso pelaje», independientemente de posiciones políticas, todos «en contra de este equipo de gobierno». Carlos Delgado señala que el pasado ascenso electoral del PSOE en Leganés ha despertado en el alcade, Santiago Llorente, una sensación de respaldo ciudadano «que no es eral». En la opinión de Delgado, el alcalde, alimentado por esa percepción, se ha vuelto «aún más déspota y escucha menos» en esta legislatura.

Es evidente que la ciudadanía esta molesta y exige cambios en Leganés. Delgado señala que el problemas es que la gente se siente engañada porque «creyó las promesas electorales» del partido de Santiago Llorente. Los manifestantes clamaban que la ciudad está sucia, es insegura y los servicios públicos no funcionan. Para Carlos Delgado resulta paradójico que la ciudad esté así de abandonada a pesar de que las situación económica del ayuntamiento «sea magnífica».

Por último, el portavoz de ULEG ha expuesto que le parece «deleznable» que en la ciudad no se saquen plazas para la plantilla de policía municipal y que las instalaciones estén tan desgastadas y, en cambio, el ayuntamiento tenga «superhábit porque no se ejecuta la partida presupuestaria»

Deja un comentario