Compartir

Hace poco más de año y medio el portavoz de Más Madrid-Leganemos, Fran Muñoz, hoy teniente de alcalde y concejal de Desarrollo Local, Empleo y Recursos Humanos del Ayuntamiento de Leganés, calculaba que los vecinos de Leganés habían perdido 4 millones de euros por lo que él calificaba como «trama de gasolineras», un supuesto escándalo de mayúsculas proporciones por las que, «desde tiempo inmemorial y por presunta corrupción todos los grupos políticos, habían permitido por acción u omisión» que determinados empresarios del sector de las gasolineras no cumplieran con diversas obligaciones económicas con el consistorio local, según establecían las concesiones que regían la instalación de estaciones de servicios.

La millonaria pérdida de ingresos injustificada hizo que ULEG, principal partido de la oposición, haya reclamado en diversas ocasiones información y respuestas de aquella gravísima acusación, ante el actual silencio «sepulcral y sospechoso» del hoy socio de gobierno del PSOE. Así, la última iniciativa fue efectuada en el pasado Pleno, obteniendo una respuesta tan «lacónica» como contundente por parte de la primera teniente de alcalde y edil de Urbanismo e Industrias, Laura Oliva, que meses atrás era la principal señalada por Leganemos en esta supuesta trama de corrupción: «Reiterar que no sabemos de la existencia de la trama a la que hace referencia… Sin, por otro lado, haber iniciado acción de ningún tipo ni llevado a cabo actividad alguna para recuperar esos 4 millones de euros supuestamente defraudados».

La respuesta de la edil socialista «humilla y deja en ridículo», una vez más, a la formación de Fran Muñoz, quien desde que está en el Gobierno del Ayuntamiento de Leganés ha colocado a una decenas de afines a cargo del erario municipal para luego convertirse en un «jarrón inútil» y sufrir una grave amnesia política, ya que no solo ha olvidado los presuntos principios ideológicos y programáticos de su partido, sino también cuestiones de índole más práctica como el recuperar para nuestra ciudad esos 4 millones de euros que hace 18 meses calificaban como el «mayor escándalo» que había vivido la historia de Leganés.

«¿Por qué? ¿Por cuánto?»

Ninguno de esos millones de euros, ni miles, ni centenares, ni decenas… tampoco aparecen en los ingresos del presupuesto que está presentando el Gobierno local para 2021. La pregunta, siguiendo las antiguas tesis del portavoz de la hoy franquicia de Errejón, resulta obligada ¿por qué? ¿por cuánto?, la «trama de gasolineras» ha logrado silenciarle y tenerle bajo su cuerda. Por lo que se ve que la «demagogia y la intoxicación» era el único combustible político de este grupo político.

Por parte de Unión por Leganés-ULEG, partido vecinal con cerca de dos décadas de existencia y que mantiene desde sus orígenes una línea coherente, responsable y contundente contra toda sombra de corrupción venga de quien venga, que no subordina sus principios por cuatro sillones, según ellos mismos afirman, se va a seguir insistiendo en obtener respuesta sobre esta supuesta trama. Por lo que, «quien más gritaba su existencia ahora calla cobardemente, no cabrá otra que pedir su cese o, si le queda algo de decencia política, su dimisión, por su traición a los intereses vecinales y su traición a la verdad cuando denunciaba estos hechos». 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here