Compartir

El alcalde socialista Santiago Llorente parece empeñado en batir todos los récords de desgana, apatía y desidia en la gestión municipal al acumular un sinfín de despropósitos que conducen al Ayuntamiento de Leganés a desaprovechar ingentes recursos económicos destinados a políticas sociales y a atender los servicios públicos de la ciudad.

Después de que el Partido Popular denunciase en julio pasado que el Gobierno municipal de Llorente había dejado escapar una subvención de 300.000 euros de la Comunidad de Madrid para la enseñanza pública de Leganés, el alcalde socialista tendrá que devolver 279.612 euros, procedentes de otra ayuda regional, que se habían presupuestado para cuatro programas dirigidos a las familias más vulnerables de la localidad.

«Santiago Llorente se ha ganado a pulso ser considerado el peor alcalde en la historia democrática de Leganés. Lamento muchísimo que sean mis propios vecinos los principales perjudicados de la actuación de un dirigente que merece ser desalojado cuanto antes de sus responsabilidades», ha afirmado el portavoz del PP, Miguel Ángel Recuenco. 

El 14 de julio de 2020, el Partido Popular informó de que, en el marco de la pandemia del Covid, el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso había concedido 613.169 euros al Ayuntamiento de Leganés para financiar proyectos con un claro perfil social, pero 15 meses después se sabe que Llorente sólo ha ejecutado el 55% de la subvención.

De esa cantidad, el alcalde no ha gastado nada de los 150.047 euros que se habían destinado para la contratación de cuatro trabajadores sociales y apenas ha empleado 299.485 de los 428.059 euros presupuestados para la concesión de prestaciones económicas relativas a ayudas sociales, vinculadas a la vivienda o para la atención del menor y la familia, como podía ser la adquisición de libros, material escolar, transporte escolar, prótesis o tratamientos especializados. 

«Si se repasa la hemeroteca de julio del año pasado, en el PP ya albergábamos serias dudas de que Llorente fuese a ser capaz de hacer las cosas y de que esos proyectos sirviesen para apoyar a las personas que peor lo están pasando. Esa desconfianza se ha traducido, una vez más, en incredulidad al constatar que el alcalde ha tirado a la basura casi 300.000 euros», ha agregado Recuenco. 

El Partido Popular anuncia, por otro lado, que emprenderá diversas acciones de carácter institucional con el fin de que se depuren cuantas responsabilidades políticas se deriven de una actuación que, sin duda, afecta enormemente a los ciudadanos de Leganés. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here