Compartir

«Vamos avanzando lentamente, a un ritmo menor del que nos gustaría». Así empezaba Santiago Llorente, alcalde de Leganés, la entrevista para Globo FM. El edil explicaba, de primera mano, que la situación en el municipio no es muy alentadora y que por eso están sopesando pedir la solicitud para declarar Leganés como zona catastrófica.

La localidad ha contado con máquinas para limpiar las calles y ha hecho empleo de toneladas y toneladas de sal en las vías gracias a la ayuda de la UME y del Ejército de Tierra. Actualmente, cuentan con la L12, la C5 y la red de autobuses en marcha aunque, esta última, va incorporando la prestación de servicios paulatinamente. Además, añade que “con transporte público es relativamente fácil recorrer la ciudad. Aunque hay que tener cuidado y ser prudente”.

Y, haciendo balance de la situación sanitaria, argumentaba que aunque Leganés fue uno de los pocos municipios que consiguió que el hospital nunca cerrara, que las urgencias siguieran abiertas y en funcionamiento, ahora mismo se enfrenta a unos datos “malísimos”, ya que han duplicado la cifra en una semana. Por lo que alienta a la ciudadanía a permanecer en casa y a ser consecuentes con la situación de crisis sanitaria que sigue azotando a España.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here