Compartir

Seguimos a vueltas con la situación que provocó la intervención en pleno ordinario de la alcaldesa de Moraleja de Enmedio. Valle Luna arremetía de manera general contra «funcionarios o trabajadores» del Ayuntamiento haciendo uso del adverbio «presuntamente» tras comentar la denuncia interpuesta por el alcalde de Serranillos del Valle, Iván Fernández contra Beatriz Mata. Estas palabras levantaron ampollas en la Central Sindical de Independientes y Funcionarios (CSI-F) que pasó por registro un documento en el que pedía mesura en las futuras declaraciones de la primera edil moralejeña.

Francisco Torres, portavoz de CSI-F en la zona sur, nos mostró su preocupación por la situación que algunos trabajadores estaban viviendo en los últimos dos años. Casos de reubicaciones, tratos vejatorios y un oscurantismo que los afectados consideran que es un claro caso de moving laboral.

Este diario trató de, en repetidas ocasiones, conseguir ponerse en comunicación con la socialista Valle Luna para obtener su visión de los hechos, algo que resultó imposible. El pasado 2 de junio, a través de las redes sociales del Ayuntamiento de Moraleja, conocimos el comunicado firmado por la propia alcaldesa en el que, como respuesta, culpa a CSI-F de «enfangar y crear mal ambiente entre los trabajadores y este equipo de gobierno«.

Valle Luna niega la mayor, y asegura que jamás ha «acusado sin fundamento a ningún trabajador de este Ayuntamiento de cualquier actividad presuntamente delictiva, y no lo haré, pero tampoco les quede ninguna duda que denunciaré cualquier conducta irregular de la que sea conocedora mediante las pruebas o investigaciones que se puedan llevar a cabo». Algo que es fácil de demostrar ya que las sesiones plenarias se graban en vídeo y están disponibles para todo aquel que las quiera seguir.

También acusa a CSI-F de usar los medios de comunicación para generar tensión en un municipio que tiene una situación muy delicada: «De cualquier manera, y con respecto a la actuación llevada a cabo por CSI-F, poco importa la respuesta que pudiera darles, pues no es ese el objetivo que persiguen, prueba de ello es que en el momento de meter su carta por registro, ya se estaba publicando la correspondiente nota de prensa y enviándolo a los medios de comunicación».

Francisco Torres nos ha comentado que «en ningún caso esta situación es cierta» y que se siguieron los cauces habituales para realizar estos comunicados.

Estamos ante un cruce de declaraciones que no ayuda para nada a sus trabajadores, y que sigue poniendo en una situación delicada a un municipio que lleva mucho tiempo viviendo una situación política muy compleja.

 

 

Deja un comentario