Compartir

La Policía Nacional ha detenido a una mujer por inducir a cuatro menores a robar varios perros de raza. Los menores, que oscilan entre los seis y los diez años de edad, sustrajeron dos perros de la raza chihuahua. Entre los cuatro menores, se encontraba la propia hija de la detenida. También ha sido arrestado el padre de otros menores como presunto responsable de un delito de denuncia falsa tras declarar que había comprado los canes. Para la comisión del robo, el más pequeño tuvo que saltar una valla de grandes dimensiones. 

Los hechos sucedieron a finales del mes de febrero, cuando denunciaron la sustracción de dos perritas de la raza chihuahua en una vivienda situada en la colonia Guadarrama, de la localidad de Móstoles. Tras realizar una batida de búsqueda por el poblado de Las Sabinas, que limita con la zona residencial de donde fueron sustraídos los animales, algunos familiares de los propietarios, localizaron a una de las perras en una de las viviendas del lugar. Inmediatamente dieron aviso a la policía, que tras entrevistarse con la moradora de esta vivienda, manifestó que se la habían regalado unos niños del poblado, varios días antes y que además, tenían el hecho grabado y volcado en una conocida red social. 

Tras varias pesquisas, los agentes localizaron a la otra perra sustraída, en otra vivienda de este poblado, siendo entregada a sus legítimos propietarios inmediatamente. En esta ocasión, el dueño de la vivienda manifestaba que se la había comprado a un desconocido que pasó por el lugar con ella en brazos. 

Descubiertos por las redes sociales 

Tras las manifestaciones vertidas por la mujer a la que se le intervino la primera perrita, en las que informaba a los agentes de que había grabado a los niños mientras sustraían los animales del interior de una finca, los investigadores procedieron a localizar y visionar estas imágenes. Tras chequear las mismas, pudieron comprobar que esta mujer no solo estuvo presente en el momento de la sustracción de las perras, sino que además se dirige a los menores por sus nombre y los alienta e induce para cometer el robo. Por tales hechos, se procedió su detención, como presunta responsable de un delito de robo con fuerza, siendo puesta posteriormente a disposición judicial. 

Además, el dueño de la vivienda donde se localizó el segundo animal, también fue detenido por encubrimiento y denuncia falsa, ya que tras haber sido recuperada la perrita, éste acudió a comisaría a denunciar que la había comprado. Se da la circunstancia de que en el vídeo recuperado de redes sociales, se puede observar que dos de los menores que intervienen en la sustracción eran sus hijos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here