Compartir

La Policía Nacional imparte jornadas a sus agentes sobre el “Protocolo Cero” en la comisaría de Móstoles, dando cumplimiento a la Instrucción 5/2021 de la Secretaría de Estado de Seguridad, por la que se establece el protocolo de primer contacto policial con víctimas de violencia de género en situación de desprotección.

Las charlas, desarrolladas durante el mes de octubre, están dirigidas a todos los agentes de la comisaría e impartidas por policías especializados, pertenecientes al Grupo UFAM (Unidad de Atención a la Familia y Mujer), dotan a todos los agentes de una información actualizada para afrontar las primeras actuaciones policiales en los casos de violencia de género cuando no exista una denuncia previa.

Qué es el Protocolo Cero

El Protocolo Cero consiste en una nueva guía de actuación policial para que los agentes que establezcan un primer contacto con una víctima de violencia de género, sepan cómo actuar en los casos en los que no interpongan denuncia. De este modo, se intenta favorecer la creación de mecanismos policiales de protección adecuados ante este tipo de hechos, que no estén condicionados a la existencia de una denuncia previa para su funcionamiento. Su objetivo principal es proteger y evaluar el riesgo que corren las mujeres de sufrir una nueva agresión y proteger a sus hijos menores de edad.

Por lo tanto, se iniciarán de oficio, todas las actuaciones policiales necesarias para el esclarecimiento de los hechos, incluso la valoración de riesgo de la víctima, aunque no exista denuncia previa. Esta novedad es muy importante, ya que las valoraciones de riesgo, son una pieza clave en la activación de los protocolos de protección. Al concluir las investigaciones, los agentes darán cuenta de todas estas actuaciones a la autoridad judicial competente.

Ofrecer una herramienta eficaz para una respuesta apropiada y efectiva

La finalidad de impartir estas jornadas desde la comisaría de Móstoles, es ofrecer a sus agentes una herramienta eficaz para una respuesta apropiada y efectiva. Así, se dota a los policías de mecanismos actualizados, mejorando las herramientas y procedimientos de los que se disponen, siempre en beneficio de la víctima.

De este modo, podrán ofrecer un tratamiento integral pudiendo dar una respuesta adecuada a cada caso, en función de las distintas realidades a las que se enfrenten.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here