Compartir

Las restricciones de aforo que con motivo de la pandemia del COVID-19 aún se mantienen en el transporte de viajeros por autobús, sumado al incremento de la demanda en la línea de autobús urbano L7 por el inicio del curso escolar, están afectando a la movilidad dentro de Valdemoro.

Los usuarios de esta línea que cubre el trayecto entre la estación de Cercanías y el Hospital Universitario Infanta Elena y cuyo recorrido incluye varios centros educativos, están sufriendo demoras en el servicio, especialmente en las horas de entrada y salida de los centros, a pesar de los refuerzos que los técnicos municipales han solicitado para esta franja horaria.

Desde el inicio de este incremento de demanda de usuarios, tanto los técnicos municipales como los responsables del Gobierno local han estado en contacto con el Consorcio de Transportes para poner en marcha soluciones que pongan fin a esta saturación de la línea, bien sea con el refuerzo puntual de unidades en las horas punta o mediante una mayor frecuencia de los buses.

Son precisamente los perjuicios que esta situación está ocasionado en todos los usuarios de la línea, lo que ha llevado al alcalde, Sergio Parra, a remitir una carta al director gerente del Consorcio Regional de Transportes, Luis Miguel Martínez Palencia, solicitando formalmente un mayor esfuerzo en las franjas horarias con más densidad de viajeros.

El alcalde apela en su carta a la necesidad de normalizar los desplazamientos dentro y fuera del municipio lo antes posible, a la espera de que, como se espera, las autoridades sanitarias autoricen la recuperación de los aforos previos a la pandemia para el transporte de viajeros en autobús.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here