Compartir

Hace más de 6 años el complejo deportivo Río Manzanares comenzó a sufrir un problema de goteras. La dejadez por parte de la Administración local provocó que se convirtiera en el “Palacio del moho”, como lo apodaron los propios clubes deportivos. Un ambiente totalmente insalubre para los deportistas. Lejos de arreglar el problema, el centro fue abandonado, y los clubes deportivos que allí entrenaban tuvieron que ser reubicados en otros centros. Años después, estas instalaciones siguen sufriendo una masificación, mientras el Río Manzanares se ha convertido en el «pabellón fantasma» del municipio.

Uno de los afectados por este cierre fue el club de Tai-Chi, quienes actualmente entrenan en una sala de la piscina Valdesanchuela, en la que apenas caben. “Lo único bueno es que tenemos una puerta que dejamos abierta para ventilar. Pero ni siquiera entramos. Todos los años pido otra sala, pero no hay”. Este club demanda que se reabra el Río Manzanares, para aliviar la excesiva concentración de gente que sufren los pabellones de Valdemoro. “Se gastaron un dineral en Valdesanchuela, que quizás no habría hecho falta si hubieran arreglado la piscina de Río Manzanares. Además, le dieron un diseño muy bonito, pero que resulta muy caro por el tipo de calefacción que requiere” explican.

Desperfectos en el Complejo Deportivo Río Manzanares

“Las instalaciones deportivas están mal y eso lo reconocemos todos”

Otros clubs se encuentran en una situación todavía más precaria, como el club de Tiro con Arco. Llevan desde septiembre esperando la autorización por parte de la Comunidad de Madrid para poder entrenar en el pabellón del colegio Sánchez de la Villa. “Todos los clubs de Valdemoro han empezado a entrenar menos nosotros” demandan.

El Partido Popular afirma que “no hay falta de dinero en las arcas municipales, sino una incapacidad de gestión para, por una parte rebajar la deuda, y por la otra, seguir invirtiendo en la ciudad”. La deuda pública de Valdemoro, que a día de hoy se sitúa cerca de los 50 millones de euros, se remonta al gobierno del alcalde popular, José Miguel Moreno. La inestabilidad política y la gestión inadecuada de los gobiernos que se han sucedido en los años posteriores, han dificultado la reducción de la deuda de Valdemoro. Un claro lastre a la hora de poder invertir en el ámbito deportivo del municipio.

Estado de abandono del Complejo Deportivo Río Manzanares

“No hay falta de dinero en las arcas municipales, sino una incapacidad de gestión»

Por su parte, el concejal de Deportes, Ángel Díaz Flores, confiesa que “las instalaciones deportivas están mal y eso lo reconocemos todos”, pero que realizaron un coeficiente corrector para que los clubs pagaran un 30% menos por el uso las instalaciones, hasta que se realicen las inversiones necesarias para arreglar los centros. Sin embargo, se sigue estudiando una posible partida presupuestaria dirigida al reacondicionamiento del Río Manzanares ya que se trata de “una inversión bastante alta porque el pabellón está en muy malas condiciones” explica el concejal.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here