Compartir

La oferta cultural de Madrid y su carácter cosmopolita la hacen un entorno ideal para visitar. Además es un referente en turismo de congresos y en la celebración de diferentes eventos de empresas. Llegado el verano el número de eventos se multiplican pues las opciones que ofrece la capital son muy variadas y de diferentes estilos.

El verano incita a ofrecer algo especial y de divertimento para que empleados y responsables de empresa pueden interactuar en un entorno lúdico y agradable. Las opciones que brinda Madrid para este tipo de eventos son muy variadas: una gran número de palacios diseñados para acoger diferentes tipos de eventos como el Palacio de Las Alhajas, el gran Palacio de Linares o el palacio de Santoña, lugares de un entorno casi mágico con todas las facilidades e infraestructuras necesarias. Infinidad de espacios multiusos capaces de adaptarse a eventos para todo tipo de gustos, espacio Mon, el Pabellón de Cristal…

La ubicación y el lugar del evento son factores clave que añaden grandes dosis de calidad a un evento de verano para empresas, pero existen algunas claves a tener en cuenta para celebrar un evento de verano que definen el éxito o el fracaso:

  • Personal cualificado. Para muchos expertos en el sector, es prioritario encontrar azafatas para eventos cualificadas y con experiencia para acometer las necesidades y tareas que ofrecen determinados tipos de evento. Es indispensable contar con los mejores profesionales del sector para incluir ese valor de calidad que encumbre el evento a cotas de gran excelencia.
  • Planificación según el clima. Durante los meses de verano, y especialmente con eventos al aire libre, es aconsejable mirar el clima para poder diseñar un cuadro de actividades acorde a la temperatura e inclemencias del tiempo. Las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde son buenos momentos para desarrollar opciones o tareas de más actividad.
  • Facilitar la competencia y la diversión. Los eventos de verano para empresa, aun siendo eventos de negocios, son situaciones donde crear un ambiente de diversión. Organizar torneos de deportes o juegos de habilidades fomenta un escenario de diversión y camaradería clave para el buen desarrollo del evento. No todo tiene que ser deporte, por ejemplo, la competitividad y la diversión puede venir de la mano de unos buenos  videojuegos, reclamo muy atractivo para muchos.
  • Catering adecuado. Junto al lugar del evento y el personal, el catering es otro de los factores que más define el éxito y fracaso de este tipo de celebraciones. El proceso de averiguar a cuántas personas se tiene que preparar la comida y decidir qué alimentos se deben servir es bastante difícil, contar con una buena asistencia en este campo es primordial para optar por la solución idónea. Para eventos en verano  se suele ofrecer un menú ligero, fresco y variado. La fruta y las bebidas refrescantes han de ser un recurso prioritario en este aspecto.

Madrid aporta ciertas características y cualidades que dan luz y renombre a todo evento empresarial de verano, si además lo acompañamos con una profesional gestión de un evento, el éxito está más que asegurado.

Deja un comentario