Compartir

Soto del Real, Boalo, Navalafuente, Morata, Campo Real, Pinto, Canillejas, Los Alpes,… son algunos de los Centros de Salud de la región que en los últimos días han recibido la visita de los amigos de lo ajeno.

En algunos, como en el Centro de Salud del Boalo, los ladrones se han llevado un ordenador y recetas tras acceder al centro de salud por una ventana que no se encontraba lo suficientemente protegida. María de la O Escribano, delegada de SATSE Madrid en dicha zona, explica que “hace tiempo ya intentaron acceder al Centro de Salud pero no pudieron hacerlo. En la noche de ayer probaron con la ventana del aseo, que no estaba lo suficientemente protegida, y penetraron en el interior”.

La ola de robos que está afectando a un número significativo de Centros de Salud está provocando una cierta inseguridad en los trabajadores que ya no se sienten seguros ni cuando están trabajando.

En Soto del Real los ladrones entraron en el Centro de Salud cuando los trabajadores del Servicio de Atención Rural (SAR) estaban trabajando, aprovechando que estos últimos sólo ocupan parte del edificio, llevándose recetas y la mochila de Avisos de Enfermería que contenía material sanitario y medicación. “La inseguridad que este hecho transmite hace muchos profesionales acudan a trabajar con la intranquilidad de desconocer si al término de su jornada, sus pertenencias seguirán estando en su sitio”.

María de la O Escribano explica que la falta de seguridad pasiva en algunos centros hace que sea fácil acceder a la zona privada donde los trabajadores del centro dejan sus pertenencias. “No es posible trabajar con llaves, cartera, documentación del coche si se lleva o con el bolso por eso pedimos que, en aquellos centros donde los trabajadores lo soliciten, se incremente la seguridad pasiva (cerraduras antibumping, rejas, cristales y ventanas blindadas, etc.) o física en aquellos lugares donde se reclamen.

“El robo al descuido, explica la portavoz de SATSE Madrid, siempre ha existido pero lo que no es normal es que algunos Centros de Salud carezcan de medidas de seguridad mínimas que evitarían, por ejemplo, intranquilidad entre los trabajadores y propios usuarios”.

Deja un comentario