Compartir

La Comunidad de Madrid, a través de la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura, está instalando en Batres más de un centenar balas de paja cerca de los cauces de los arroyos que atraviesan el municipio (Arroyo del Sotillo y Arroyo Valdespino), para evitar que las lluvias de estos días arrastren las cenizas del incendio de este verano, originado a mediados de agosto, y lleguen al río Guadarrama.


Se trata de una medida, en colaboración con el Ayuntamiento de Batres, con carácter preventivo y de urgencia ante la predicción meteorológica de lluvias durante estos días.

Esta actuación ataja la erosión y el empobrecimiento del suelo, ya que las balas de paja actúan como muro de contención y evitan el arrastre de sedimentos y, además, impiden que el agua mezclada con la ceniza se vierta al río eludiendo así su contaminación y la de la fauna y la flora que rodea al Parque Regional del Sureste. Asimismo, los técnicos de la Dirección General de Biodiversidad y Recursos Naturales dejarán en la zona comederos de pienso para los animales, especialmente las aves.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here