Compartir

Según el informe semestral de precios de alquiler de www.pisos.com, el piso tipo de alquiler en Madrid registró en junio de 2018 una superficie media de 142 metros cuadrados y una renta media de 1.395 euros mensuales, la más alta del país. Esta mensualidad arrojó un ascenso semestral del 11,07%. Respecto a junio de 2017, el incremento fue del 19,74%, el quinto más pronunciado del país. Mensualmente, creció un 1,16%; y trimestralmente, un 5,28%.

Madrid fue la autonomía con la mensualidad más cara para los inquilinos, por delante de País Vasco (1.126 €/mes). En el ámbito provincial, Madrid fue la primera en el ranking de las rentas más elevadas de España, por delante de Guipúzcoa (1.393 €/mes). Por su parte, el piso tipo de alquiler en España finalizó el pasado mes de junio con una superficie media de 117 metros cuadrados y una mensualidad media de 811 euros, lo que supuso una subida semestral del 7,85%. Respecto a junio de 2017, la subida fue del 15,04%. Mensualmente, la cifra registrada supuso un repunte del 0,75% y trimestralmente, un ascenso del 3,97%.

Madrid fue la segunda capital más cara, arrojando un incremento semestral del 10,58%

Según Ferran Font, director de Estudios de pisos.com, “el crecimiento de las rentas de alquiler, sobre todo en aquellos lugares donde el alquiler residencial entra en competencia con el de carácter vacacional, está arrojando mensualidades ante las que buena parte de la demanda no puede responder con sus ingresos”. En opinión de Font, “el calentamiento de este mercado tiene varias consecuencias. Por un lado, muchos inquilinos están mirando de nuevo a la compra, pero en capitales como Madrid y Barcelona, así como en los municipios más cercanos a las mismas, los precios de venta están rondando los máximos. Por otro lado, los inquilinos que disfrutan de un alquiler aceptable albergan cierta incertidumbre, ya que temen que sus caseros actualicen la renta al alza en cualquier momento con el fin de liberar el inmueble y explotarlo turísticamente”.

El portavoz del portal inmobiliario admite que, “el coste del arrendamiento hace cada vez más complicado para las familias ajustarse a su presupuesto, al tiempo que el encarecimiento de las rentas frente al inmovilismo de los salarios merma seriamente la capacidad de ahorro”. Font declara que “todas las administraciones, desde las locales hasta el Gobierno central, deben poner el foco en la situación que actualmente vive este régimen de tenencia en los grandes núcleos urbanos”. Asimismo, el experto comenta que “encontrar un punto de equilibrio será complicado si no se anima al sector privado a formar parte de este negocio”.

Deja un comentario