Compartir

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís, han inaugurado este pasado 23 de marzo la Biblioteca Pública Municipal de San Fermín, un nuevo espacio cultural situado en el barrio del distrito de Usera, que nace tras un innovador proceso participativo, que durante varios años recogió las ideas y los deseos de los propios vecinos del barrio que, desde un principio, se sumaron al grupo de trabajo de técnicos municipales para contribuir al diseño y definición del equipamiento.

El alcalde ha recordado en el primer día de este nuevo equipamiento que “los vecinos del barrio de San Fermín, desde hace muchos años luchaban y querían esta biblioteca” y nunca “dejaron de soñar con poder tenerla”, por ello, considera que esta inauguración es un homenaje a ellos, que finalmente “han podido conseguir el equipamiento cultural imprescindible que necesitaban y reivindicaban”.

Por su parte, Villacís la ha calificado de “biblioteca histórica precisamente por su ausencia, una biblioteca que es un triunfo porque es la culminación de una lucha vecinal que se ha mantenido viva durante décadas”. La vicealcaldesa Villacís ha destacado la “extraordinaria” participación de los vecinos, que “quisieron decidir cómo era este espacio y que llevase el nombre de su barrio”.

Almeida, acompañado por Villacís, la delegada de Cultura, Turismo y Deporte, Andrea Levy; los concejales delegados de Vivienda, Álvaro González, y de Internacionalización y Cooperación, Santiago Saura; la concejala de Usera, Loreto Sordo, y representantes de los grupos municipales, ha entregado a la directora del nuevo centro los libros elaborados por la Asociación de Vecinos San Fermín para el fondo de la biblioteca.

Desde sus inicios, el proyecto se planteó como un edificio singular, que debía constituirse en símbolo cultural del barrio y recoger su historia. Ubicado en la avenida San Fermín número 10, este nuevo equipamiento se convierte en una de las bibliotecas más grandes de la ciudad con una superficie útil de 2.500 metros cuadrados, además, cuenta con un espacio circundante convertido en zona verde, biblioparque y terraza en la planta superior con un jardín sostenible.

El Ayuntamiento ha invertido 5 millones de euros en la construcción, instalaciones y equipamiento de este nuevo equipamiento cultural que se enmarca en el Plan Estratégico para la Red de Bibliotecas Públicas municipales.

Esta nueva biblioteca alberga diferentes espacios que dan respuesta a las necesidades de todos los tipos de usuario. Así, hay una gran sala infantil y ‘bebeteca’, una sala juvenil, espacios de convivencia y descanso, equipamiento tecnológico adecuado y espacios flexibles y versátiles que garantizan usos culturales variados e innovadores.

El edificio se organiza en cuatro plantas de forma rectangular, tres de las cuales se encuentran sobre rasante, y un sótano. En las diversas plantas del edificio, los espacios se distribuyen teniendo en cuenta los diferentes niveles de ruido, garantizándose de este modo una convivencia confortable, a la vez que una multiplicidad de usos.

En la planta baja se localiza la entrada, un espacio completamente diáfano, donde se encuentra el control principal de accesos, la zona de prensa y publicaciones, la zona de internet, un área de descanso, la biblioteca infantil-bebeteca y los despachos de los bibliotecarios.

En la planta primera se sitúa un mirador volado, la casita del árbol, el rincón más original y atractivo de la sala. En el espacio principal de la planta se localiza la sala de préstamo que cuenta con una sala juvenil y de comic, salas de trabajo en grupo y un espacio polivalente configurable mediante un sistema de paneles acústicos en dos espacios de menor tamaño y similares prestaciones.

La planta segunda está dedicada principalmente a sala de lectura, un gran espacio con numerosos puestos que se abre a una terraza transitable con una superficie ajardinada.

Una biblioteca que Almeida cree que “se va a convertir en un referente” y “un símbolo de la identidad del barrio de San Fermín y de los madrileños”. Para Villacís es “probablemente, la biblioteca más bonita que tiene la ciudad de Madrid”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here