Compartir

Una reciente encuesta realizada por el Pew Research Center muestra cifras reveladoras con respecto al uso del smartphone. El 50% de los encuestados dijo que no podría vivir sin su teléfono inteligente.

Llamémosle adicción, necesidad o simplemente un gadget insustituible, pero la verdad está puesta sobre la mesa y los dispositivos inteligentes llegaron para cambiar nuestra vida de muchas maneras.

David Sbarra, profesor de la Universidad de Arizona, distingue tres grandes razones por las que los smartphones son tan necesarios:

Centros de entretenimiento

En lo que a entretenimiento se refiere, un smartphone puede ser visto como un gran (aunque bastante pequeño) todo en uno.

Desde ellos es posible acceder a millones de aplicaciones para gastar el tiempo de ocio. Hay juegos de todo tipo, desde el famosos y juvenil Minecraft hasta juegos mentales que retan el intelecto de cualquiera.

Además, muchos de los títulos de videojuegos más grandes de la historia tienen versiones para móviles, por lo que toda la diversión de Mario, Mega Man y muchos otros está al alcance en los dispositivos que nos acompañan en el día a día.

Incluso el mundo de los juegos de casino tienen un público muy grande gracias a la disponibilidad de aplicaciones de casino online. La tecnología hace posible tener en la palma de la mano todos los juegos del casino. Desde el poker hasta las tragaperras y pasando por el blackjack y la ruleta.

El asunto es que tanto el casino como los videojuegos (y también el ver películas y series) puede ser una actividad que resulta adictiva para el cerebro de muchos. Y una vez que estas se asocian con el smartphone, el cerebro sufre una especie de trauma cuando se le separa de él. Por razones de entretenimiento muchos no quieren alejarse de sus equipos.

Conectividad

Otra de las grandes razones por las que muchos se apegan a sus dispositivos móviles inteligentes es la conectividad o alcance social que se obtiene gracias a ellos.

Estar metido en redes sociales es la adicción de muchos a quienes un like les vale lo mismo que una sonrisa y un comentario es el equivalente de ponerse al tanto con un amigo al que no ven desde hace tiempo.

Sentir ansiedad y depresión por falta de conectividad con los demás es la principal causa de “nomofobia” (No Mobile Phone Phobia). Lo curioso es que mientras más tiempo se pasa en el smartphone, peor suelen ser las relaciones sociales de la persona.

Trabajo

Para muchos, el teléfono inteligente no es un dispositivo de juegos o de contacto social, sino una útil herramienta de trabajo. Su smartphone es una agenda, computador, calculadora, bloc de notas y mucho más.

Es vista como la opción más “aceptable” para ser adicto, pero la verdad es que también es dañina. Primero porque los famosos workaholics tienen en ellos una excusa para trabajar en todo momento; y segundo porque se corre el riesgo de ligar la vida personal con el trabajo si ambas se encuentran en el mismo dispositivo.

50% de los adultos dice no poder vivir sin sus smartphones y estas son sus razones. Algunas son más comprensibles que otras, pero la gran lección a aprender es que si en lugar de liberarnos, los dispositivos móviles nos esclavizan, pues entonces estamos haciendo algo mal.

Deja un comentario