Compartir

El mercado inmobiliario está alcanzando precios casi tan elevados como los que tenían en 2007, especialmente en Madrid. En los meses previos al inicio de la crisis, la venta de viviendas alcanzó su precio máximo y, en la actualidad, esta tendencia se está repitiendo especialmente en los barrios más céntricos de las grandes ciudades: distrito Centro en Madrid y el distrito de Gracia en Barcelona.

En la periferia, aunque la vivienda es más económica, el precio también se ha elevado, y dos buenos ejemplos son los distritos de Villaverde y Sant Andreu en Madrid y Barcelona respectivamente.

Las dos principales capitales del país lideran la evolución del sector residencial, al tratarse de polos de atracción de capital y empleo. En el caso particular de Madrid, los plazos medios para comprar y vender pisos se están situando en cifras récord.

Si en 2015 se tardaba de media seis meses para adquirir una vivienda nueva o de segunda mano, ahora los compradores toman decisiones en dos, frente a los 7,8 meses de la media española, atendiendo a los datos de la tasadora Tinsa.

Esta aceleración notable se explica por la aceleración notable del mercado, que responde a l escasez de la oferta y al incremento del precio de los alquileres. Ante estas circunstancias, la compra se convierte en una carrera contra el tiempo.

En la capital de España, la venta de viviendas se acelera gracias a las medidas que proponen agencias como la inmobiliaria Madrid Pro. Esta empresa cuenta con agentes inmobiliarios en Madrid y es una de las agencias inmobiliarias en Madrid con una dinámica de funcionamiento diferente al de otras empresas de la competencia.

Sus agentes, a diferencia de otros profesionales, únicamente trabajan de manera simultánea con tres propiedades a la vez como cifra máxima, para poder dedicar un mayor tiempo a cada uno.

A esto se suma una filosofía de trabajo de máximos y no de mínimos, dedicando tiempo suficiente a cada propiedad. Trabajar con menos propiedades y dedicar más tiempo a ello retrasa la salida a la venta de la propiedad, pero el agente conoce en profundidad todos los detalles de la propiedad, algo que termina facilitando su venta.

Finalmente, en Madrid Pro son partidarios de promocionar todas sus propiedades mediante un plan de marketing completo, sacando partido de los medios clásicos (portales clasificados, cartel de venta, portales inmobiliarios), así como sacar partido del marketing online (redes sociales, Google, email marketing, Youtube, etc.).

Consejos para facilitar la venta de viviendas

En Madrid Pro han adoptado un sistema que les permite acelerar sus ventas y asentarse en el mercado como agencia que trabaja de un modo diferente. Se trata únicamente de un modo distinto de acercarse al mercado inmobiliario.

No obstante, sea cual sea la estrategia adoptada por agencias o por particulares, existen una serie de recomendaciones que resultan de gran utilidad para enfocar de manera adecuada este proceso de venta.

Una mala estrategia puede provocar que el inmueble languidezca, pase al olvido, y la operación se retrase en el tiempo, superando ampliamente esos tres meses de media que pasan en Madrid hasta vender una vivienda.

Una primera recomendación que parece algo de perogrullo es poner un precio de venta competitivo. Los vendedores, obviamente, quieren extraer beneficio de la venta de su vivienda y esto les puede llevar en ocasiones a subir demasiado el precio de venta.

En los últimos meses, el mercado inmobiliario ha remontado, pero los salarios no han subido a la misma velocidad, de modo que hay que buscar un equilibrio justo entre las ofertas similares de la zona en la que se localiza la vivienda y el perfil de los demandantes interesados. Esto significa que, llegado el caso, habrá que estar dispuesto a hacer una rebaja y no cerrarse en banda a la hora de negociar. En este proceso, contar con la asesoría de profesionales, por ejemplo las agencias inmobiliarias.

La segunda recomendación pasa por cuidar al máximo la vivienda y la presentación de la misma. Los compradores, aunque la oferta sea muy reducida, ya nos e conforman con lo primero que ven. Una casa destartalada, sin una buena presentación, baja mucho el ánimo.

La cuestión no es reformar la vivienda de arriba abajo, sino de presentarla de un modo para que el comprador pueda ver su potencial. En la cocina, por ejemplo, no hay que instalar una nueva, pero sí deshacerse de los viejos electrodomésticos.

En el dormitorio, vaciarlo, dejarlo sin detalles que puedan recordar a los viejos propietarios o inquilinos, y lo mismo ocurre con el salón. No hablamos de vaciarlo, sino de restarle personalidad para ofrecer un aspecto más neutro. El baño debe estar limpio, sin humedades. Una mano de pintura en toda la vivienda nunca viene mal.

En cuanto al equipamiento, cuando mejor equipada esté la vivienda, mucho más cómoda será su venta. En Pro calderas son especialistas en la instalación de calderas y aire acondicionado, elementos ambos que maximizan la calidad de vida en el interior de la vivienda.

Con respecto al aire acondicionado, en Aire acondicionado Hidalgas ofrecen Aire acondicionado barato, el más barato de Madrid.

El tercer consejo clave es estar al día con todos los pagos. Entre los posibles compradores, un aspecto que les hace retroceder en su intención de compra es que el vendedor no esté al día con los pagos correspondientes. Esto obliga a haber cumplido con las mensualidades hipotecarias, no tener retrasos en el IBI y, en caso de formar parte de una comunidad de propietarios, certificar que se está al corriente de todas las cuotas. Con estos pagos al día se gana tiempo en la posible venta y, lo más importante, la confianza del futuro propietario.

Finalmente, encontramos dos puntos que aceleran la venta, correr la voz de que se tiene esa intención de venta entre familiares y amigos. En muchas ocasiones, el primer comprador suele ser un vecino de la zona o un amigo o familiar, aunque esto no impide dejarse asesorar también por profesionales.

El primer punto final que acelera la venta es este contacto con vecinos o familiares, el segundo es el planteamiento previo sobre si es necesaria o conveniente la venta o es preferible el alquiler. Si el inmueble está bien situado, la rentabilidad que ofrece el arrendamiento puede ser realmente atractiva.

Deja un comentario