Compartir

En cualquier momento podemos tener algún problema con nuestro vehículo que requiera del cambio de alguna pieza, tanto como si es nuevo, como si ya tiene bastante tiempo y es que la marca no siempre se hará cargo de la búsqueda de esta pieza, o si lo hace, será con precios mucho más altos por el tiempo gastado. Por ello, cada vez son más las personas que no descartan la opción de visitar un desguace.

La realidad es que la mayoría de personas solemos pensar que un desguace es el típico recinto en donde todos los vehículos están apilados y extraerán las piezas que necesitemos. Realmente consisten en esto, pero se han modernizado, convirtiéndose en centros de tratamientos de vehículos (CATVs): Además de ayudarnos a conseguir la pieza que buscamos, también nos ayudan a dar de baja el vehículo, nos mandan a una grúa si no lo podemos llevar al centro, emiten un certificado de destrucción si es necesario, etc. Es decir, han aumentado su cartera de servicios.

Pero la que sin duda es la característica más destacada es que muchos de estos desguaces nos permiten comprar a través de internet.

¿Todavía no sabes cómo funcionan los desguaces online para coches?  Sigue leyendo para descubrirlo.

 

Todo lo que debes saber sobre los desguaces

online 

El funcionamiento no podría ser más sencillo y es que la interfaz de estas plataformas se ha diseñado para adaptarse a los conocimientos de cualquier usuario. De inmediato, podremos identificar el buscador. Tan solo habrá que introducir la referencia de la pieza que queremos comprar, una descripción, buscar por el vehículo o vehículos que la incluyen… y la tendremos a nuestra disposición en diferentes desguaces, para proceder con la compra de la que mejor se adapte a nuestras necesidades y presupuesto.

 

Por supuesto, todas estas piezas deberían haber pasado los controles de seguridad pertinentes al mismo tiempo que tendrían que haber sido tratadas en su limpieza y mantenimiento de la forma correcta que indique el fabricante.

Incluso, en ciertos desguaces, es posible que aunque no disponga de la pieza, nos ofrezcan una ficha técnica sobre la pieza, que nos servirá para complementar información o incluso sustituirla por una similar que cumpla la misma función.

Otra de las ventajas de estos centros es que ponen a nuestra disposición un sofisticado servicio de atención al cliente; si tenemos alguna duda, tan solo tendremos que usarlo para conseguir la respuesta que buscamos. Podemos contactar con ellos, bien a través de un formulario web, un número de atención al cliente, un correo electrónico, incluso algunos desguaces online nos permiten utilizar sus redes sociales o WhatsApp, para conseguir una respuesta todavía más inmediata.

Están pensados para aquellas personas que buscan piezas usadas de la más alta calidad, pero siempre con un precio respetuoso. Si el coste no nos conviene en uno de estos desguaces, será tan sencillo como probar suerte en otro.

Una vez que hayamos procedido con la compra, podemos tener la pieza en nuestras manos en un tiempo récord, incluso en periodos de 48 a 72 horas, dependiendo de la ubicación del desguace y del tipo de transporte elegido.

Estas son las principales claves de apostar por un desguace online para vehículos y los motivos que están llevando a que cada vez sean más los negocios de este sector que digitalizan su stock en la página web con el fin de facilitar la búsqueda de cualquier tipo de pieza a sus clientes.

Deja un comentario