Inicio Comunidad de Madrid Puertas acorazadas, una práctica ineludible para aumentar la seguridad en casa

Puertas acorazadas, una práctica ineludible para aumentar la seguridad en casa

Compartir

Castilla y León, Navarra, Comunidad de Madrid… en todos estos territorios se está produciendo un aumento significativo en la comisión de delitos, especialmente los robos. En concreto, en Castilla y León un comercio, bar, hogar o establecimiento abierto al público en general sufre un robo con fuerza.

En Madrid Sur, en municipios como Valdemoro o Leganés, la pandemia menguó este tipo de actos delictivos, aunque las cifras de 2021 vuelven a ser más elevadas que las registradas en 2020. En otras localidades como Getafe, Parla, Pinto o Fuenlabrada, la tendencia que se observa es la reducción progresiva desde hace aproximadamente un lustro.

Estos datos, que son muy sensibles a la población, están llevando a mucha gente a interesarse por las puertas acorazadas en Madrid. Los robos en domicilios son un fenómeno que estudia con detalle el Ministerio del Interior y que publica de manera anual en su Balance de Criminalidad.

En el caso de Castilla y León, las cifras eran aún interiores a 2020 entre enero y junio, para lo que hay que buscar una explicación en las reducciones a la movilidad. Sin embargo, durante el verano se experimentó un repunte del 20% en las infracciones, y entre octubre y diciembre, el aumento fue también preocupante.

Ante esta realidad, muchas familias se preguntan cómo pueden mejorar la seguridad en sus viviendas. Son muchas las posibilidades para implementar medidas, pero una de las más atractivas y accesibles es colocar una puerta acorazada en la residencia.

¿Qué son las puertas acorazadas?

Las puertas acorazadas incluyen una estructura en hoja y cerco de acero. Cuentan además con cerradura y pestillos intermedios, normalmente de seguridad. La hoja y el cerco de acero son condición necesaria para clasificar estas puertas como de seguridad, pero no son elementos suficientes.

Para que reciban esta distinción han de estar certificadas por entidades como AENOR. En la instalación de puertas acorazadas lo más recomendable es buscar asesoramiento profesional para confirmar el nivel real de seguridad atendiendo a normas comunitarias. En este sentido, una puerta se considera de seguridad si alcanza el nivel 3.

Es importante distinguir las puertas acorazadas de las blindadas, que presentan estructura de hoja y cerco de madera. Es cierto que cuentan con refuerzos de acero para darle más robustez, pero son menos seguras, lo que implica que en muchos casos estos modelos se han quedado obsoletos en términos de seguridad.

¿Cómo garantizan suficiente nivel de seguridad las puertas acorazadas?

Más allá de la certificación, que es muy relevante, una vía para medir la seguridad que prestan estas puertas es conocer algunos detalles básicos. El armazón debe ser de acero con 2 milímetros de grosor como mínimo.

El marco frontal ha de medir al menos 2,5 milímetros y ser de acero. Este es el lugar donde se asienta la puerta. El área de descanso cuando la puerta está cerrada, el pinto, es recomendable que tenga al menos 2 centímetros de grosor para dificultar la entrada de la palanca.

Por otra parte, en todo el entramado de la puerta tiene que haber un espacio entre la barricada y el hueco para dificultar también la acción de la palanca. A esto hay que sumar una cerradura galvanizada, garantía de certificado anti intrusión y pestillos laterales en una caja separada. A su vez, siempre hay que confiar la instalación de la puerta a un profesional del gremio.

¿Qué otros sistemas de seguridad se pueden instalar en la vivienda?

Junto a la puerta acorazada hay otras medidas o sistemas de seguridad que se pueden instalar en la vivienda para aumentar su protección. Una de ellas es la inclusión de una caja fuerte. De optar por esta fórmula lo mejor es que sea empotrada en un lugar de máxima seguridad de la vivienda.

Pero cuando no es posible, la recomendación es colocarlas en armarios y lugares poco visibles. No importa si no hay joyas, dinero en exceso u objetos de mucho valor monetario, pues siempre habrá pertenencias que es imprescindible mantener a salvo.

Otra solución es el refuerzo de las cerraduras. Las puertas acorazadas cuentan con las cerraduras más seguras del mercado, pero estas a su vez se pueden reforzar con sistemas de apertura y cierre mucho más restrictivos.

Con todo esto, sumado a un buen sistema de videovigilancia, y unos comportamientos enfocados en mejorar la seguridad, se dota a la vivienda de herramientas preventivas ante posibles delitos de robo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here