Inicio Más La TV y su influencia en la sociedad

La TV y su influencia en la sociedad

Compartir

La TV y su influencia en una sociedad cada día más inculta, más FRIKI y más hortera.

“La televisión pronto llegará, yo te cantaré y tú me verás”, es el inicio de la canción que abría la puerta a un medio que nació para servir y no sirvió. Hoy es más importante ser un FRIKI, que un licenciado. Vender tu intimidad, bocear sin límites, cotillear, sexualizar el ambiente, acosar, humillar y un largo etc, te catapulta al “éxito popular del circo español”.

Es más importante ser un cocinero, con todos mis respetos, que un investigador, ser un costurero, que un ingeniero, un pregonero sin talento pero con figura, que un biólogo. Esta es la nueva sociedad que hemos creado desde la bajeza intelectual de una TV cuya depravación no tiene límites, Pronto y si no al tiempo emularemos el contenido de aquella película donde se soltaba a un convicto y tres depredadores lo perseguían sin piedad hasta acabar con él. La cúspide de esta deriva son los informativos. Independientemente de la cadena televisiva hay que fijarse en los contenidos.

Me he preocupado en “analizar” los mismos y así por ejemplo cadenas como la “Sexta” con un 98% de noticias escabrosas, véase asesinatos, incendios, malos tratos, corrupciones…, parece más bien el antiguo “Caso” que lo que ocurre realmente en nuestra sociedad. Pero no solo esta cadena sectaria, las otras no están muy lejos. Dicen algunos que esto es lo que vende, pues lo dicho, ya que estamos en esta deriva, sexo en directo, ejecuciones en vivo…, seguro que llenamos los asientos de telespectadores hambrientos de sangre. Al fin y al cabo, interesa y mucho ser macarra inculto o imbécil, para muestra un ejemplo: “Belén Esteban”. Este ser gana más dinero que 100 investigadores con el único mérito de “analfabetizar” al personal. No es la única, por desgracia. Son muchas personas las que se unen al carro, y pronto, nadie va a estar interesado en formarse, culturizarse o prepararse, en definitiva, para servir a la sociedad. Sólo quedarán borregos que amenicen las veladas eternas frente al televisor.

Deja un comentario