Compartir

Los amarres de amor son hechizos utilizados por personas que tienen problemas en sus relaciones sentimentales.

A pesar de su gran poder y su versatilidad, en el sentido de que pueden ser aprovechados en prácticamente cualquier situación crítica por la que pase una pareja, no siempre es fácil saber si son el camino que debemos tomar o si hay otras alternativas más efectivas y recomendables.

En este artículo, te explicamos en qué consisten estos hechizos y qué situaciones son las que deben motivarte a escogerlos, frente a otras opciones.

¿Cómo saber si necesitas un amarre de amor?

La mejor forma de saber si necesitas un amarre de amor es acudir a una persona profesional y con experiencia en estos hechizos.

En España, una de las más reconocidas en el sector es Paloma Lafuente, quien además también tiene experiencia en otro tipo de hechizos, como los endulzamientos, así como también en la lectura de cartas del tarot.

No hay que cometer el error de dar por hecho que se necesita un amarre de amor. Lo importante es contarle a esa persona profesional el problema existente y lo que se pudiera considerar como causa u origen de que haya aparecido.

Si incluso esta información se desconoce, una persona profesional sigue pudiendo ayudarnos, mediante acciones como la lectura de cartas del tarot. La cartomancia revela en muchas ocasiones el origen de los problemas que tenemos y nos ayuda a escoger el camino correcto, para alcanzar la verdadera felicidad.

En relación a estos hechizos, es posible que se identifique al amarre de amor como la solución frente a una crisis de pareja, pero la lectura de cartas del tarot también ayuda a escoger el amarre perfecto y adaptarlo a las necesidades particulares de cada caso.

¿Qué son realmente los amarres de amor?

Si no sabes lo que son realmente los amarres de amor, te lo explicamos a continuación.

Consisten en hechizos dirigidos normalmente a mejorar una relación de pareja, que constan de ingredientes, oraciones y rituales con los que se desarrollan.

Es importante que todo el proceso se haga minuciosamente perfecto. Por este motivo también es recomendable contar con profesionales como Paloma Lafuente a través de su página web. 

Si se produce un fallo en el ritual y no nos damos cuenta, no tendrá efecto alguno, por lo que no conseguiremos alcanzar los objetivos que teníamos con este hechizo.

Sin embargo, si una persona profesional se responsabiliza del amarre, puede darse cuenta del error, subsanarlo al instante o repetir todo el ritual si lo considera necesario. Lo importante es que tendremos la seguridad de que al final, el hechizo se realiza de la forma correcta y que necesitamos.

Los amarres de amor no se terminan cuando finaliza el ritual. Hay que hacer un seguimiento que podemos reforzar, además, con rituales caseros que aumentarán la intensidad del hechizo.

Los efectos que se consiguen son progresivos y no inmediatos. Por tanto, no podemos esperar un cambio instantáneo de la persona en cuanto terminemos el ritual, sino que deberemos realizar ese análisis y seguimiento, para confirmar cómo evoluciona todo.

¿Hay alternativas a los amarres de amor?

Antes de pasar a describir aquellas situaciones en las que puedes saber si necesitas un amarre de amor, es importante dejar claro que estos no son los únicos hechizos que existen.

De hecho, hay infinidad de hechizos de amor para aprovechar, si la situación de las parejas involucradas encaja con los requisitos en cada caso.

Uno de los hechizos de amor más solicitado aparte de los amarres es el del endulzamiento. Se trata de un hechizo por el que se intenta potenciar todo lo bueno que hay en una relación, como si estuviéramos «endulzándola». Con estos fines tan puros, todo lo que se obtiene de un endulzamiento siempre va a ser bueno.

¿Cómo saber si necesito un amarre de amor?

Si acudes a un profesional como Paloma Lafuente, lo primero que debes hacer es plantear las distintas opciones que tienes para solucionar tus relaciones sentimentales. En ningún momento se debe imponer el desarrollo de un amarre, porque entre otros motivos puede que no sea lo que necesitas.

Atender las sugerencias y el asesoramiento de profesionales es lo más importante, para conseguir que la elección final sea realmente la adecuada.

En cualquier caso, a continuación, exponemos situaciones en las que un amarre de amor puede ser necesario o, como mínimo, el hecho de acudir a una consulta para explicar el problema y buscar alguna solución.

Poca pasión en la pareja

La reducción de la pasión en la pareja es algo que muchas veces no se puede evitar. En contraste con los primeros compases de la relación, en la que todo gira alrededor del conocimiento mutuo de las dos personas, poco a poco se adquieren responsabilidades que, de forma inevitable, quitan tiempo práctico para estar juntos.

La pasión también se ve lastrada por la rutina, por las discusiones, así como por las obligaciones con respecto a la casa, el trabajo o la familia.

Conforme nos dedicamos más a conseguir que todo esté equilibrado en la relación y con el resto de los factores que le influyen, la pasión pierde su posición prioritaria y cada vez es más secundaria, terciaria o llega a desaparecer casi por completo.

Este desvanecimiento de la pasión es lo que se debe intentar solucionar y para lo que los amarres de amor pueden serte de gran utilidad.

También es preciso distinguir cuándo la falta de pasión se corresponde a las necesidades diarias de cada pareja, con respecto a cuándo es motivada por la presencia de terceras personas, que hacen peligrar de forma importante la relación.

En ambos casos los amarres de amor pueden ser de utilidad, solo que hay que saber identificar cada una de estas situaciones y adaptar el hechizo a las necesidades correspondientes.

Este es un ejemplo de por qué contar con profesionales como Paloma Lafuente nos ofrece una mayor probabilidad de éxito con estos hechizos, que si los hacemos por nuestra cuenta.

Distanciamiento progresivo de la pareja

¿Notas que tu pareja está menos tiempo contigo? ¿Esa persona atiende menos tus necesidades, preocupaciones y sugerencias? ¿Ese distanciamiento comienza a hacerse más físico que emocional y cada vez os veis menos?

Estas son algunas de las situaciones en las que una persona puede solicitar un amarre que se centre en solucionar el problema de distanciamiento de la pareja.

El amarre en estos casos se focaliza en buscar los sentimientos que motivaron el acercamiento original entre la pareja, haciendo secundarios los problemas actuales y priorizando los sentimientos de amor, frente a cualquier otro.

Curiosamente, conforme la pareja consigue ese acercamiento gradual, los problemas van desapareciendo o solucionándose de una forma más rápida y regresa la pasión, la conciliación y la felicidad.

Peleas constantes entre la pareja

Una pareja que nunca pelea es una situación irreal o, peor aún, puede significar que a ninguno de los dos le importa lo más mínimo lo que piensa la otra persona, por lo que no vale la pena discutir entre ellos.

Esto, no obstante, no significa que se deba pelear constantemente. Lo que debe hacerse es trabajar por discusiones pacíficas y argumentadas, en las que se respete las opiniones de ambos, que no siempre van a ser las mismas.

El problema que muchas peleas constantes tienen es que se originan en un carácter fuerte, normalmente de una de las dos partes.

Este aspecto tan concreto, se repite en muchas parejas, sobre todo conforme el tiempo y la comodidad afloran esos tipos de personalidad.

Los amarres de amor pueden enfocarse a tratar estos casos y lo hacen con una gran efectividad, porque tienen definido muy bien el objetivo que deben alcanzar.

Suavizar el carácter de una persona con un amarre, consiste entre otras cosas en potenciar los sentimientos positivos de la relación.

Como puede comprobarse, es una estrategia similar a la de un endulzamiento y, de hecho, en ocasiones puede que este hechizo sea más recomendable. En tal caso, lo mejor es contar con profesionales como Paloma Lafuente, que nos ayuden a identificar el mejor hechizo para nuestra situación y que lo personalicen todo lo posible, para así obtener los resultados esperados.

Amarres de amor para una pareja en separación

El amarre de amor tiene como ventaja adicional el hecho de poder utilizarse sin estar viviendo con esa persona. Por ese motivo muchos hechizos se solicitan cuando la relación está a punto de finiquitar, con una separación de por medio ya iniciada.

Paloma Lafuente explica en estas circunstancias, que hay que cumplir ciertas condiciones en los sentimientos de la pareja, para que el hechizo tenga posibilidades de conseguir la eficacia que necesitamos.

En cualquier caso, una vez realizado el hechizo, sabemos que los efectos no son inmediatos. Este es uno de los casos en los que suele ser más recomendable realizar rituales caseros complementarios, con los que reforzar la intensidad del amarre.

La persona que solicite el hechizo será quien mejor podrá ir viendo la transformación en los sentimientos, así como un acercamiento progresivo, que marcaría el inicio del camino hacia una reconciliación.

Cuando se busca un mayor compromiso

Parece que los amarres de amor estén dirigidos de forma exclusiva a parejas, que pueden tener como hemos visto diferentes problemas en la relación. En cualquier caso, son parejas ya definidas, que llevan tiempo juntos y a las que normalmente la rutina suele afectarles de forma negativa, para derivar en alguna de las situaciones descritas.

Sin embargo, hay amarres que sirven precisamente para esas parejas en las que todavía no se ha hablado de compromiso, normalmente porque una de las partes tiene reticencias a ello.

Por estos motivos, hay muchas solicitudes de amarres de amor que lo que buscan en realidad es que ese amante o conocido por quien, en realidad, se está desarrollando un enamoramiento incipiente, también exponga sus sentimientos sin miedo y pueda alcanzar un mayor grado de compromiso.

De esta forma, conseguimos con el amarre de amor que la pareja que normalmente se está conociendo y encuentra dificultades para consolidarse, consiga un compromiso mutuo hacia un futuro en pareja y comience a dar los pasos correspondientes de una forma más rápida y segura.

Alejamiento de terceras personas

Otra situación excepcional en la que se solicitan amarres de amor es aquella por la que se intenta alejar a terceras personas que puedan estar dañando la relación o que, incluso, ya hayan ocasionado peleas, distanciamiento o enfriamiento de la pasión.

En este caso es frecuente la complementariedad de varios hechizos, para conseguir los objetivos que nos planteemos, ya que el caso es complejo y requiere de toda la ayuda posible, sobre todo si viene de profesionales con experiencia en estas situaciones.

Los amarres de alejamiento podemos diferenciarlos principalmente en 3 tipos.

Por un lado, están los amarres para alejar a terceras personas que tienen interés sentimental en nuestra pareja. Obviamente el objetivo es alejarlas completamente de nuestras vidas para que no cause ningún tipo de influencia negativa en los sentimientos de quien está con nosotros.

Por otro lado, tenemos los amarres de alejamiento de terceras personas tóxicas. Son de los más difíciles de identificar, dado que no siempre somos conscientes de que alguien de nuestro círculo cercano pueda estar afectándonos de forma negativa, solo para su disfrute.

Por último, tenemos los amarres de alejamiento de familiares, cuando estas personas se entrometen excesivamente en la relación y terminan afectando a nuestros sentimientos.

Son hechizos delicados, dado que no deben alejar definitivamente a esas personas, sino reorientar su interés fuera de la relación, para reducir o anular su influencia negativa.

En cualquiera de estos casos, contar con profesionales es algo muy recomendable, dada la situación compleja que implica cualquiera de ellos, además de para tener mayores garantías de éxito con el hechizo, que si lo hacemos por nuestra cuenta.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here