Compartir

Son muchas las personas que, especialmente en estas fechas navideñas, deciden regalar –o autoregalarse- una mascota. Ante muchas incertidumbres y analizando las emociones de alegría, amor y felicidad que despiertan estos días, parece que nada mejor que sorprender con un presente que puede convertirse en algo más que una sorpresa inesperada.

Y es que, no para todos, es posible responsabilizarse de todo lo que representa tener un animal de compañía en casa o, por lo menos, disfrutar del adecuado según nuestras obligaciones en el momento. Es importante destacar, que las mascotas que se adquieran formaran parte de nuestra familia y que no debe ser una decisión tomada a la ligera, que se debe pensar detenidamente la inversión de tiempo, afecto y dinero que se deberá hacer una vez, la mascot llegue a la casa. Es por ello, os dejamos algunas recomendaciones antes de tomar esa decisión:

Pensar antes de actuar

La elección de una mascota es una decisión importante que debe tomarse siendo conscientes de todo lo que conlleva dicha responsabilidad, atendiendo a las obligaciones que supondrá según el animal que escojamos. Es por ello, por lo que nunca viene mal recordar cuáles son los factores clave que interfieren en ese raciocinio y prestar atención a los consejos que nos ofrecen expertos del sector:

  1. Elegir en base a la disponibilidad real que vamos a poder ofrecer al animal. Según qué mascota requiere mayores atenciones, por lo que si nunca estamos en casa, difícilmente, deberíamos elegir comprar un perro.
  2. Respetar su espacio. Lógicamente, aunque tengamos todo el tiempo del mundo, también se hace difícil ver crecer a un animal demasiado grande en nuestro pequeño apartamento de 30m2. Si no vamos a poder proporcionárselo, elijamos el animal al que sí podamos dárselo. No pretendamos criar diversas camadas de perro en casa, cuando apenas tenemos lugar para un perro pequeño o una tortuga.
  • Pensar que supondrá un gasto más. Y es que no sólo es comprar o que nos regalen una mascota, son todas las atenciones que requiere a partir del momento que está en nuestras manos: comida, juguetes, atención veterinaria… Si llegamos justos a fin de mes, quizás no sea el mejor momento para gastar dinero en ello.
  1. Decidirnos por una mascota que se adapte a nuestra personalidad. Dicen que las mascotas son el reflejo de sus dueños y que, incluso, se parecen, como si hubiesen nacido para estar juntos. Escoger a nuestra mascota en base a lo que refleja nuestro estilo de vida, es un acierto más hacia la elección acertada.
  2. Escuchar los consejos de amigos y profesionales. Seguro tenemos conocidos que tienen animales de compañía en casa. Ellos son la primera fuente de información para conocer qué ha supuesto en su estilo de vida introducir una mascota en su rutina y los sacrificios que ha comportado. Del mismo modo, más allá de nuestros allegados, nunca viene mal, atender también a las recomendaciones de expertos del campo como la que ofrecen los centros veterinarios o sites de criadores profesionales, como el Portal del Criador.

Disfrutar de una mascota en casa, sea cual sea, no es algo que debamos tomarnos a la ligera. Ese ser que entrará a formar parte de nuestras vidas, por pequeño e insignificante que pueda llegar a parecer, es una vida más que merece de nuestros cuidados y de nuestro afecto como son debidos.

Realizar el proceso para elegir mascota es todo un aprendizaje. En el camino seguro descubriremos mucho y el resultado final responderá debidamente a nuestra necesidad de tener esa compañía adecuada, devuelta en forma alegría por parte del animal.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here