Compartir

La Policía Nacional ha puesto en marcha en la localidad de Móstoles el Plan Operativo “Ribera del río Guadarrama”. Con este proyecto, se tratará de evitar la degradación de un entorno natural y protegido dentro de su demarcación policial. Se va a desarrollar en dos fases, la primera será de captación y análisis de la información en el entorno, y la segunda, donde se incrementará la presencia policial en la zona, con órdenes de servicio concretas. El objetivo es prevenir y concienciar a las personas que frecuentan y viven en la ribera del río, sobre los delitos tipificados en el Código Penal contra el medio ambiente, así como perseguir a los responsables de cometerlos. 

Desde hace años, se vienen realizando vertidos descontrolados de residuos de diferentes tipos en el paraje que forma parte del Parque Regional del curso medio del río Guadarrama y su entorno, que está declarado como Espacio Natural Protegido e incluido en la Red Natura 2000. Estos vertidos están causando un grave daño al medio ambiente y a la propia salud de las personas.  

Los causantes de estas acciones descontroladas, están quebrantando la normativa estatal, autonómica y local relacionada con la protección del medio ambiente y son responsables de cometer diversos delitos definidos en la Directiva 2008/99/CE de la Unión Europea y lo regula y sanciona el Código Penal. Estos delitos están castigados con penas de prisión y multa, lo que puede implicar de manera sistemática su detención y puesta a disposición judicial. 

 Desarrollo del Plan Operativo 

Desde el pasado mes de noviembre se está desarrollando un Plan Operativo Policial en la Ribera del Río Guadarrama, estructurado en dos fases.  

En la primera fase, que se dio por finalizada a principios del mes de marzo, en la que han intervenido el Servicio Aéreo de la Policía, la Unidad de Subsuelo y Protección Medioambiental y áreas operativas de la propia Comisaría, ha consistido en la captación, análisis, valoración, interpretación y clasificación de la información, obtenida de los informes técnicos policiales que estas unidades han ido elaborando durante estos cuatro meses, y de las reuniones mantenidas con representantes de los ciudadanos, Policía Municipal de Móstoles y otras entidades locales. 

La segunda fase o fase de prevención, ha comenzado este mes de abril. Durante esta etapa, la Policía Nacional, incrementará su presencia en la zona, en vehículos, a pie y a caballo, con órdenes de servicio muy concretas. El objetivo es concienciar, tanto a las personas que transitan habitualmente por la zona, como a las que viven en la ribera del río, sobre la responsabilidad que asumen en los casos de cometer algunos de los delitos tipificados en el Código Penal español, en lo que se refiere a la protección del medio ambiente. 

Junto a esta labor informativa y de concienciación, la Policía Nacional, actuará de manera sistemática sobre aquellas personas que incumplan la normativa autonómica y municipal que regula todo lo relacionado en materia de gestión, transporte y depósitos de residuos que dañan el medio ambiente y la salud de las personas y que a su vez son responsables de un ilícito penal. 

Con la implantación de este proyecto, se pretende poner fin a la degradación del entorno del río Guadarrama y dar una respuesta eficaz a una demanda histórica de los residentes de esta localidad, especialmente a los habitantes del distrito Coimbra-Guadarrama, garantizando el ordenamiento jurídico y la seguridad en la zona, para conseguir una mejora de la convivencia, la calidad de vida y salud de todos los mostoleños. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here