Compartir

El parque de la calle Miguel Hernández se encuentra ya plenamente operativo tras la inauguración oficial que se produjo ayer y a la que asistieron numerosos vecinos. Se trata de una zona de 487 metros cuadrados distribuidos en dos áreas en las que los niños pueden encontrar diversos elementos de integración para aquellos que presenten algún tipo de discapacidad.

En una de las zonas se encuentra un circuito de juegos que, por sus especiales características, ayudan a ejercitar la coordinación, el equilibrio, la elasticidad y la realización de trabajos musculares, articulares y de ritmo.

Además de la zona de inclusión, en la que pueden jugar decenas de niños a la vez,  el parque cuenta con otra área denominada Nautilus, con formas futuristas, que incluye distintos tipos de toboganes, un parque de bolas que asemejan planetas, juegos con cuerdas, hamacas colgantes, una tirolina, discos y trepas de escalada, entre otros elementos. La zona tiene una iluminación propia que cambia de color en función de los juegos. 

Con el fin de recuperar para los más pequeños juegos tradicionales, se han instalado mesas con tableros de ajedrez o parchis, una mesa de ping pong y futbolín.

El parque tiene además un minigolf  de 18 hoyos,  un arenero y un área canina delimitada con un nuevo vallado.

Todo el mobiliario urbano es nuevo (bancos, papeleras, aparcabicis…) y se ha instalado en todo el parque nueva iluminación led.

La inversión para estas actuaciones ha ascendido a 422.466 euros; las obras están incluidas en la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (EDUSI) para Boadilla del Monte, que será cofinanciada mediante el programa operativo FEDER de crecimiento sostenible (POCS) 2014-2020.

Deja un comentario